Artículos

Corteza de J. C. Kuhn - Historia

Corteza de J. C. Kuhn - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

J. Kuhn

(Corteza: t.888, 1.153 '; b.35', dr.13'5 ", s.10k.
cpl. 61; una. 4 32 pdrs.)

J. Kuhn era una corteza de madera de dos cubiertas y tres mástiles construida en Portland, Connecticut, en 1859. Fue comprada por la Marina en la ciudad de Nueva York a JH Brower & Co., el 6 de julio de 1861, y encargada en la Marina de Nueva York. Patio 23 de agosto, el maestro interino Robert G. Lee al mando.

El buque de suministro y carbón se presentó al Escuadrón de Bloqueo del Golfo en Key West, Florida, el 11 de septiembre trayendo un cargamento de carbón, madera y botes balleneros. Seis días después, entregó carbón y provisiones a los buques de Union frente a Fort Pickins, Florida, para comenzar su historial de servicio confiable de transporte de combustible, alimentos, madera y agua a los barcos de Union en el Golfo de México y el bajo Mississippi.

Llegó por debajo de Vicksburg el 27 de junio de 1862 cargada con carbón para los barcos del oficial de bandera Farragut el día antes de que se lanzaran a vapor bajo las baterías del sur para unir fuerzas con la flotilla de Mississippi del oficial de bandera Davis, que se había abierto camino hacia el sur a lo largo del río. Ella permaneció por debajo de Vicksburg apoyando a Comdr. La Flotilla de Morteros de Porter mientras Farragut operaba por encima de la fortaleza confederada hasta que sus barcos habían vuelto a correr el guante para reunirse con Porter el 15 de julio.

Luego navegó río abajo con Farragut y reanudó su deber de transportar suministros desde Pensacola a los barcos estacionados a lo largo de la Costa del Golfo. En la primavera de 1864, se ordenó a J. Kuhn que se trasladara a Pensacola para servir como buque de almacenamiento y artillería, y ella continuó con este deber hasta que zarpó hacia Nueva York el 20 de enero de 1866. Después de llegar a Nueva York el 14 de febrero y descargar sus provisiones, la veterana corteza recibió reparaciones muy necesarias.

Restaurado y reformado, J. Kuhn renunció a la batería el 7 de abril, y 3 días después pasó a llamarse Purvepor. Como proveedora, suministró a los escuadrones europeos y del Atlántico Sur y sirvió como buque almacén antes de ser vendida en Nueva York a P. Fay el 7 de julio de 1869.


Historia de la ciencia e historia del arte: una introducción a la teoría de Kuhn

Este artículo pretende ser un esbozo de la concepción de Kuhn de las relaciones entre la historia de la ciencia y la historia del arte y, al mismo tiempo, una introducción a la filosofía de la ciencia de Kuhn. Kuhn considera que su influyente libro, La estructura de las revoluciones científicas, es un retrato del desarrollo de la ciencia como una sucesión de períodos dominados por la tradición y puntuados por rupturas no acumulativas. Toma prestada esta idea de desarrollo de otros campos, incluida la historia del arte. Así, sigo aquí los pasos del historiador austríaco del arte Ernst Gombrich, cuyo nombre sugiere el propio Kuhn. Y me esfuerzo por mostrar lo que Kuhn tiene en mente cuando habla de una transposición de la idea de desarrollo no acumulativo, que se encuentra en la historia del arte, al ámbito de la ciencia (que tradicionalmente se pensaba que se caracterizaba por un progreso acumulativo específico). ). Esto nos permite introducir algunas de las nociones fundamentales de Kuhn sobre la filosofía de la ciencia, como los conceptos de "paradigma" e "inconmensurabilidad", entendiéndolos de antemano, de forma más intuitiva, en el contexto de la historia del arte.


Contenido

La tribu Wangunk vivió en el área antes del asentamiento europeo y vivió en Portland continuamente durante el período de los colonos. Los descendientes de Wangunk todavía viven en el área hoy. Su nombre se refería a la curva del río Connecticut que se curva alrededor de la mitad del perímetro de la ciudad. [1]

Asentamiento al siglo XIX Editar

Los primeros colonos europeos llegaron a Portland en la década de 1690. Les atraía la piedra rojiza, que se usaba tanto para la construcción como para las lápidas. La proximidad al río significaba que la piedra podía transportarse a lo largo y ancho, y las canteras de piedra rojiza de Portland abastecían a Nueva York, Boston e incluso a San Francisco, Canadá e Inglaterra. En la década de 1850, más de 1.500 personas estaban empleadas en la industria de las canteras. Más de 25 barcos transportaron la piedra. En la década de 1850, la construcción naval se volvió más importante como industria y el centro económico de la ciudad se desplazó hacia el área de Gildersleeve. Inmigrantes de Irlanda, luego Suecia, luego (en menor medida) Italia llegaron a la ciudad para trabajar en las canteras. [1]

Originalmente era parte de Middletown y luego se conocía como East Middletown. En 1767, se fundó Chatham, que luego incluía Portland y East Hampton. [2]

La ciudad fue parte de Chatham hasta 1841, cuando se separó. Su nombre proviene de Portland, Inglaterra, un lugar famoso por sus canteras de piedra arenisca. [3]

La iglesia más antigua de Portland es la Primera Iglesia Congregacional. En 1710 se celebró una reunión para la construcción de un centro de reuniones para la predicación. La Asamblea General de Connecticut aprobó los "privilegios parroquiales" en 1714. Después de una fuerte controversia, se decidió la ubicación del nuevo centro de reuniones de la "Tercera Sociedad Eclesiástica de Middletown" en "Hall Hill". El 25 de octubre de 1721, el Rev. Daniel Newell, el primer pastor, fue ordenado. El nativo de Bristol, Connecticut y graduado del Yale College murió en 1731. En 1748 se construyó un nuevo centro de reuniones y en 1843 el nombre de la sociedad se cambió a "Primera Sociedad Eclesiástica de Portland". [3]

Finales del siglo XIX y XX Editar

Antes de que la explotación de canteras se convirtiera en la principal industria de la ciudad en el siglo XIX, Portland era conocida por su construcción naval. El pueblo de Gildersleeve en la ciudad está asociado con la familia Gildersleeve, constructores navales prominentes en el siglo XIX. El primer barco construido en la ciudad se botó en 1741. Durante la Revolución Americana y la Guerra de 1812, se construyeron muchos barcos de la Armada de los Estados Unidos en varios astilleros de la ciudad. Los artículos de hojalata y esmaltes se producían en la ciudad a finales del siglo XIX. [3] El cultivo de tabaco también ha sido una gran industria en la ciudad. [4] Durante la Guerra Civil Estadounidense, también se construyeron varios barcos en Portland, como el vapor USS Guard (1857) y la barca USS J. C. Kuhn (1859).

En 1895, la ciudad decidió establecer una biblioteca pública, aunque las bibliotecas privadas habían estado en la ciudad durante más de un siglo. La Biblioteca de Portland era originalmente una sala en el Ayuntamiento con unos 800 libros después de que la Asociación de Bibliotecas de Portland privada entregó todos sus libros. A los pocos meses de su establecimiento, Horace B. Buck, un residente nativo que luego se mudó a Worcester, Massachusetts, donó $ 2,000 para la construcción de un edificio de biblioteca separado, y la ciudad se apropió de otros $ 1,000. Shaler & amp Hall y Brainerd Quarries contribuyeron con la piedra rojiza, y antes de que se terminara el edificio, Buck dio otros $ 500 (después de su muerte, su patrimonio dio otros $ 2,500). La biblioteca se mudó a otro edificio en 1981. [2] [3]

A principios del siglo XX, la piedra rojiza no podía competir mucho con el hormigón y la industria entró en declive. En 1936, el río Connecticut inundó las canteras y puso fin a la industria de la ciudad. [1] La construcción naval también colapsó en este momento. [1]

El Distrito de Escuelas Públicas de Portland consta de cuatro escuelas: Portland High School & amp Middle School, Brownstone Intermediate School, Gildersleeve School y Valley View School. El distrito atiende a un total de 1,425 estudiantes. [5]

A principios de los siglos XVIII y XIX, las escuelas eran administradas por sociedades escolares. Estas sociedades fueron abolidas cuando se eligió la primera Junta de Educación en 1856. El área se dividió en distritos escolares. [6]

Gildersleeve Hall, Distrito 1, fue construido en 1876 y está ubicado en Main Street. Ofrecía tanto la escuela primaria como la secundaria. Fue la primera escuela secundaria realizada en cualquier ciudad de Connecticut. Cuando el fuego lo destruyó en 1889, fue reconstruido en el mismo sitio. Continuó ofreciendo la escuela secundaria hasta 1899. Sirvió a los estudiantes hasta 1958. Fue demolido para hacer espacio para la tercera escuela en el sitio. La escuela Gildersleeve se inauguró en 1964 y todavía se encuentra en 575 ½ Main Street. [6] Ahora sirve a los grados 3 y 4. [7]

El Distrito Escolar Central, Distrito 2, incluyó varias escuelas entre 1830 y 1979. El único edificio que queda es el Edificio de la Escuela Central que ahora es el Ayuntamiento ubicado en 33 East Main Street. El edificio de la escuela central originalmente llamado Portland High School, ofreció cursos de secundaria en 1890 a 7 alumnos. Se consolidó con Gildersleeve High School en 1899. [6] Siguió siendo un edificio escolar hasta 1979. Se convirtió en el Ayuntamiento en 2001. [8]

El Distrito 3 estaba ubicado en Rose Hill Road frente a la residencia de Walter W Olsen. La Escuela Rose Hill fue el primer edificio escolar en Portland y se usó hasta 1936. El Distrito 4, Escuela Penfield Hill, 1830–1920, ahora es propiedad de la Escuela Noyes. El Distrito 5, Up City School, 1857-1921, en Glastonbury Road es ahora una residencia. El Distrito 6, Escuela Pecausett, 1830–1911, estaba ubicado en la esquina suroeste de Grove Street y East Hampton Road. El Distrito 7, Bucktown School, 1830–1872, se construyó en el extremo este de Cotton Hill Road. [6]

La escuela actualmente conocida como Brownstone Intermediate School, ubicada en 314 Main Street, se inauguró en 1932 como Junior-Senior High School. Estaba abierto a los grados 7-12. Se hicieron renovaciones a la escuela en 1953 y 1967. [9] En 1960, se cambió el nombre de Portland Junior High School y luego se renombró nuevamente en 1989 a Portland Middle School, donde albergaba los grados 6 a 8. En 2004, se renombró Brownstone Intermediate Escuela y ahora alberga los grados 5 y 6. [10] [11]

La Escuela Primaria Valley View ubicada en 81 High Street abrió sus puertas en 1954. Se completó una adición en 1958. [12] Valley View actualmente alberga los grados K-2. [11]

Portland High School ubicada en 95 High Street abrió en 1960 como la nueva escuela secundaria superior. Se completó una gran adición en 1969 [12] Se hicieron renovaciones y una segunda adición a la escuela secundaria y se completó en 2004. El proyecto incluyó una gran adición que alberga la nueva Portland Middle School en 93 High Street. [10] La escuela intermedia incluye los grados 7 y 8. [7]

Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, la ciudad tiene un área total de 64 km 2 (24,9 millas cuadradas), de las cuales 61 km 2 (23,4 millas cuadradas) son tierra y 3,9 km 2 (1,5 millas cuadradas). (5,99%) es agua. El centro de la ciudad CDP tiene un área total de 5.5 millas cuadradas (14 km 2). 4.9 millas cuadradas (13 km 2) son tierra y 0.5 millas cuadradas (1.3 km 2) (9.71%) son agua. El pueblo de Gildersleeve también se encuentra dentro de Portland.

Los datos climáticos de Portland, Connecticut
Mes ene feb mar abr Mayo jun jul ago sep oct nov dic Año
Registro alto ° F (° C) 70
(21)
74
(23)
86
(30)
93
(34)
99
(37)
100
(38)
101
(38)
102
(39)
101
(38)
89
(32)
83
(28)
75
(24)
102
(39)
Promedio alto ° F (° C) 36
(2)
39
(4)
48
(9)
60
(16)
70
(21)
79
(26)
84
(29)
82
(28)
75
(24)
63
(17)
52
(11)
41
(5)
61
(16)
Promedio bajo ° F (° C) 18
(−8)
22
(−6)
29
(−2)
40
(4)
49
(9)
59
(15)
65
(18)
63
(17)
54
(12)
42
(6)
35
(2)
24
(−4)
42
(5)
Grabar bajo ° F (° C) −17
(−27)
−24
(−31)
−4
(−20)
11
(−12)
25
(−4)
39
(4)
45
(7)
38
(3)
29
(−2)
18
(−8)
5
(−15)
−12
(−24)
−24
(−31)
Precipitación promedio pulgadas (mm) 3.15
(80)
2.75
(70)
3.57
(91)
3.88
(99)
3.89
(99)
3.99
(101)
4.00
(102)
3.66
(93)
3.48
(88)
4.14
(105)
3.84
(98)
3.35
(85)
43.7
(1,111)
Fuente: [13]
Población histórica
Censo Música pop.
18502,836
18603,657 28.9%
18704,693 28.3%
18804,157 −11.4%
18904,687 12.7%
19003,856 −17.7%
19103,425 −11.2%
19203,644 6.4%
19303,930 7.8%
19404,321 9.9%
19505,186 20.0%
19607,496 44.5%
19708,812 17.6%
19808,383 −4.9%
19908,418 0.4%
20008,732 3.7%
20109,508 8.9%
2014 (est.)9,444 [14] −0.7%
Censo decenal de EE. UU. [15]

En el censo de 2000 había 8.732 personas en 3.388 hogares, incluidas 2.419 familias, en la ciudad. La densidad de población era de 373,1 habitantes por milla cuadrada (144,1 / km 2). Había 3.528 unidades de vivienda en una densidad media de 150,7 por milla cuadrada (58,2 / km 2). La composición racial de la ciudad era 95,12% blanca, 2,44% negra o afroamericana, 0,16% nativa americana, 0,52% asiática, 0,03% isleña del Pacífico, 0,46% de otras razas y 1,27% de dos o más razas. Hispanos o latinos de cualquier raza fueron 1,96%. [dieciséis]

De las 3.388 casas, el 33,6% tenían hijos menores de 18 años que vivían con ellos, el 58,5% eran parejas casadas que vivían juntas, el 9,4% tenía una mujer como cabeza de familia sin marido presente y el 28,6% no eran familias. El 24,1% de los hogares eran una persona y el 10,4% eran una persona de 65 años o más. El tamaño del hogar promedio era de 2,52 y el tamaño de la familia promedio era de 3,01.

La distribución por edades fue 25,5% menores de 18 años, 4,5% de 18 a 24, 30,7% de 25 a 44, 24,7% de 45 a 64 y 14,6% de 65 años o más. La mediana de edad fue de 39 años. Por cada 100 mujeres, hay 95,0 hombres. Por cada 100 mujeres mayores de 18 años, había 91,4 hombres.

La renta mediana del hogar era $ 63.285 y la renta mediana de la familia era $ 73.036. Los hombres tenían unos ingresos medios de 48.849 dólares frente a los 35.104 dólares de las mujeres. El ingreso per cápita de la ciudad fue de $ 28.229. Aproximadamente el 3,0% de las familias y el 5,1% de la población estaban por debajo del umbral de pobreza, incluyendo el 4,6% de los menores de 18 años y el 8,9% de los 65 años o más.

Centro de la ciudad Editar

En el censo de 2000 había 5.534 personas en 2.225 hogares, incluidas 1.495 familias, en el lugar designado por el censo de Portland, que comprende el centro de la ciudad y el vecindario adyacente de Gildersleeve. La densidad de población era de 1.121,8 habitantes por milla cuadrada (433,4 / km 2). Había 2.286 unidades de vivienda en una densidad media de 463,4 por milla cuadrada (179,0 / km 2). La composición racial del CDP fue 93,89% blanca, 3,22% negra o afroamericana, 0,22% nativa americana, 0,54% asiática, 0,05% isleña del Pacífico, 0,56% de otras razas y 1,52% de dos o más razas. Hispanos o latinos de cualquier raza fueron 2,29%. [dieciséis]

De las 2.225 casas, el 29,8% tenían hijos menores de 18 años que viven con ellos, el 51,4% son parejas casadas que viven juntas, el 11,4% tienen una mujer como cabeza de familia sin marido presente y el 32,8% no son familias. El 28,3% de los hogares eran una persona y el 13,0% una persona de 65 años o más. El tamaño medio del hogar era 2,39 y el tamaño medio de la familia era 2,94.

La distribución por edades fue 23,7% menores de 18 años, 5,1% de 18 a 24, 29,5% de 25 a 44, 23,9% de 45 a 64 y 17,9% de 65 años o más. La mediana de edad fue de 40 años. Por cada 100 mujeres, hay 92,7 hombres. Por cada 100 mujeres mayores de 18 años, había 87,6 hombres.

La renta mediana del hogar era $ 55.949 y la renta mediana de la familia era $ 66.686. Los hombres tenían unos ingresos medios de 46.163 dólares frente a los 30.402 dólares de las mujeres. El ingreso per cápita para el CDP es $ 26.240. Aproximadamente el 4,1% de las familias y el 6,7% de la población estaban por debajo del umbral de pobreza, incluyendo el 5,8% de los menores de 18 años y el 11,8% de los 65 años o más.


Árboles genealógicos, crestas, genealogías, biografías, ADN y más de Kuhn

Resultados adicionales del motor de búsqueda Family Discoverer de Linkpendium

Linkpendium partidos 1 - 10 (de aproximadamente 8940 páginas coincidentes en total):

Archivos de GenWeb de USGenWeb del condado de Blair PA - Registros de tierras y escrituras
. Herederos de Eliza AIKEN, 1883 Septiembre 2008 Enero Kuhn beigle-koon-1859.txt Daniel BEIGLE a George KOON, 1859.
http://www.usgwarchives.net/pa/blair/land.htm

Condado de Wyandot Ohio - Registro del cementerio
. Cementerio Armstrong Cementerios del condado de Wyandot Kristina Kuhn Krumm [email protected] Cementerio B Baker.
http://usgwtombstones.org/ohio/wyandot.htm

Archivos PAGenWeb del condado de Clearfield Testamentos y registros patrimoniales
. -c.txt BURKHOLDER, Henry Clay, 29 de marzo de 1897, Woodward Township, octubre de 2009, enero Kuhn burkholder-mary-e.txt.
http://www.usgwarchives.net/pa/clearfield/wills.htm

Tierras, escrituras y mapas de los archivos PAGenWeb del condado de Clearfield
. , Decatur Township, octubre de 1846 marzo de 2009 enero Kuhn cree-shoffc.txt CREE, William herederos de SHOFF, Christian.
http://www.usgwarchives.net/pa/clearfield/land.htm

Archivos de Iowa del condado de Washington
. - Trimple, Peter 18 de abril de 1874 4K Ago de 2010 Ene Kuhn Jugenheimer, William - Burlsch, Jacob 29 de septiembre.
http://www.usgwarchives.net/ia/washington/deeds.html

Esta búsqueda tomó 22 milisegundos.

El objetivo de Linkpendium es indexar cada genealogía, geneología, :) historia familiar, árbol genealógico, apellido, registros vitales, biografía o cualquier otro sitio relacionado con la genealogía en Internet. ¡POR FAVOR AYUDA! Cuando encuentre un nuevo recurso útil, vaya a la página de Linkpendium correcta y haga clic en el enlace "Agregar sus sitios web favoritos a esta página". ¡Gracias de todos nosotros en Linkpendium!

Linkpendium
& copy Copyright 2021 - Todos los derechos reservados
Última actualización miércoles, 14 de abril de 2021, 11:30 a. M. Pacífico


Véase Hoyningen-Huene (2006, 124-128) y Pinto de Oliveira (2012, 120-121).

La entrevista sirvió de base para un libro de Horgan, aunque el pasaje no se publicó (Cf. Kuhn 1991).

La expresión "Whig" fue aplicada a la historiografía por Butterfield en 1931. Como lo resume el autor, la historia Whig o "whiggism" es "la tendencia de muchos historiadores a escribir del lado de protestantes y whigs, a elogiar las revoluciones siempre que han tenido éxito, para enfatizar ciertos principios de progreso en el pasado y para producir una historia que es la ratificación, si no la glorificación del presente ”(Butterfield 1973/1931, 9). Kuhn usa esta expresión con frecuencia (así como "historia de libro de texto") para referirse críticamente a la historiografía tradicional de la ciencia.

Para un análisis comparativo, vea mi próximo artículo (con Amelia Oliveira) “Kuhn, Sarton, and the History of Science”.

Uebel dice que Carnap “no excluye lo social de lo racional” (2011, 134).

Véase Reichenbach (1951, viii-ix, 123-124 y 325) y Reichenbach (1959, 84, 135-136), así como el prefacio de Carnap al libro.

En cuanto a la historia de la filosofía, Kuhn, que es un historiador de la ciencia, es comprensiblemente menos explícito. Sin embargo, no faltan textos sobre los que se expresa con claridad al respecto. Ver Kuhn (1977, 153) y Kuhn (2000, 315).

Véase también Wray (2012, 4). De hecho, no me refiero a una “separación estricta” entre las disciplinas, sino que, como sostengo a lo largo de este artículo, Carnap atribuye solo un papel tradicional y muy secundario a la historia de la ciencia en el estudio de la ciencia.


4. Inconmensurabilidad y cambio mundial

La concepción empirista estándar de la evaluación de la teoría considera que nuestro juicio sobre la calidad epistémica de una teoría es una cuestión de aplicar reglas de método a la teoría y la evidencia. El punto de vista opuesto de Kuhn & rsquos es que juzgamos la calidad de una teoría (y su tratamiento de la evidencia) comparándola con una teoría paradigmática. Por lo tanto, los estándares de evaluación no son reglas permanentes e independientes de la teoría. No son reglas, porque involucran relaciones percibidas de similitud (de solución de rompecabezas a un paradigma). No son independientes de la teoría, ya que implican la comparación con una teoría (paradigmática). No son permanentes, ya que el paradigma puede cambiar en una revolución científica. Por ejemplo, para muchos en el siglo XVII, la explicación de Newton sobre la gravitación, que implicaba una acción a distancia sin una explicación subyacente, parecía una explicación pobre, al menos en ese aspecto, cuando se la compara, por ejemplo, con la explicación de Ptolomeo sobre el movimiento de la planetas en términos de esferas cristalinas contiguas o según la explicación de Descartes en términos de vórtices. Sin embargo, más tarde, una vez que la teoría de Newton y rsquos fue aceptada y el paradigma por el cual se juzgaron las teorías posteriores, la falta de un mecanismo subyacente para una fuerza fundamental se consideró como una objeción, como, por ejemplo, en el caso de la ley de atracción electrostática de Coulomb y rsquos. . De hecho, en el último caso se consideró que la similitud de la ecuación de Coulomb & rsquos con la de Newton & rsquos estaba a su favor.

En consecuencia, la comparación entre teorías no será tan sencilla como la imagen empirista estándar lo tendría, ya que los estándares de evaluación están sujetos a cambios.Este tipo de dificultad en la comparación teórica es un ejemplo de lo que Kuhn y Feyerabend llamaron & lsquoincommensurability & rsquo. Las teorías son inconmensurables cuando no comparten una medida común. Por lo tanto, si los paradigmas son las medidas de los intentos de solución de acertijos, las soluciones de acertijos desarrolladas en diferentes épocas de la ciencia normal se juzgarán en comparación con paradigmas diferentes y, por lo tanto, carecerán de una medida común. El término & lsquoinconmensurable & rsquo se deriva de un uso matemático, según el cual el lado y la diagonal de un cuadrado son inconmensurables en virtud de que no hay una unidad que pueda usarse para medir ambos exactamente. Kuhn enfatizó que la inconmensurabilidad no significar no comparabilidad (al igual que el lado y la diagonal de un cuadrado son comparables en muchos aspectos). Aun así, está claro que, como mínimo, la tesis de inconmensurabilidad de Kuhn & rsquos haría que la comparación de teorías fuera más difícil de lo que comúnmente se suponía, y en algunos casos imposible.

Podemos distinguir tres tipos de inconmensurabilidad en las observaciones de Kuhn & rsquos: (1) metodológico y mdash no hay una medida común porque los métodos de comparación y evaluación cambian (2) la evidencia perceptual / observacional y mdaobservacional no puede proporcionar una base común para la comparación teórica, ya que la experiencia perceptiva depende de la teoría. (3) semántica y mdash El hecho de que los lenguajes de las teorías de diferentes períodos de la ciencia normal pueden no ser inter-traducibles presenta un obstáculo para la comparación de esas teorías. (Véase Sankey 1993 para un análisis útil de las explicaciones cambiantes de la inconmensurabilidad de Kuhn & rsquos).

4.1 Inconmensurabilidad metodológica

La inconmensurabilidad ilustrada anteriormente por la cual las soluciones de rompecabezas de diferentes épocas de la ciencia normal se evalúan con referencia a diferentes paradigmas, es inconmensurabilidad metodológica. Otra fuente de inconmensurabilidad metodológica es el hecho de que los proponentes de paradigmas en competencia pueden no estar de acuerdo sobre qué problemas debería resolver un paradigma candidato (1962 / 1970a, 148). En general, los factores que determinan nuestras elecciones de teoría (ya sean soluciones de rompecabezas o teorías de paradigmas potenciales) no son fijos y neutrales, sino que varían y dependen en particular de la matriz disciplinaria dentro de la cual el científico está trabajando. De hecho, dado que la toma de decisiones no se rige por reglas o algorítmicas, no hay garantía de que quienes trabajan dentro de la misma matriz disciplinaria deban estar de acuerdo en su evaluación de la teoría (1962 / 1970a, 200), aunque en tales casos el margen para la divergencia será menos que cuando los contendientes operan dentro de diferentes matrices disciplinarias. A pesar de la posibilidad de divergencia, existe un acuerdo generalizado sobre las características deseables de una nueva teoría o solución de rompecabezas. Kuhn (1977, 321 & ndash2) identifica cinco características que proporcionan los base compartida para una elección de teoría: 1. precisión 2. coherencia (tanto interna como con otras teorías relevantes actualmente aceptadas) 3. alcance (sus consecuencias deben extenderse más allá de los datos que se requiere explicar) 4. simplicidad (organizar de otra manera confuso y fenómenos aislados) 5. fecundidad (para futuras investigaciones). Aunque estos son, para Kuhn, constitutivos de la ciencia (1977c, 331 1993, 338), no pueden determinar la elección científica. Primero, qué características de una teoría satisfacen estos criterios pueden ser discutibles (por ejemplo, ¿la simplicidad concierne a los compromisos ontológicos de una teoría o su forma matemática?). En segundo lugar, estos criterios son imprecisos, por lo que existe un margen de desacuerdo sobre el grado en que se mantienen. En tercer lugar, puede haber desacuerdo sobre cómo deben ponderarse entre sí, especialmente cuando entran en conflicto.

4.2 Percepción, inconmensurabilidad observacional y cambio mundial

Un foco importante del interés de Kuhn & rsquos en La estructura de las revoluciones científicas fue sobre la naturaleza de la percepción y cómo puede ser que lo que un científico observa pueda cambiar como resultado de la revolución científica. Desarrolló lo que se conoce como la tesis de la teoría-dependencia de la observación, basándose en el trabajo de NR Hanson (1958) y al mismo tiempo se refiere a los estudios psicológicos llevados a cabo por sus colegas de Harvard, Leo Postman y Jerome Bruner (Bruner y Postman 1949). ). La visión positivista estándar era que la observación proporciona el árbitro neutral entre teorías en competencia. La tesis que promovieron Kuhn y Hanson negó esto, sosteniendo que la naturaleza de la observación puede estar influenciada por creencias y experiencias previas. En consecuencia, no se puede esperar que dos científicos, al observar la misma escena, hagan las mismas observaciones teóricamente neutrales. Kuhn afirma que Galileo y un aristotélico cuando ambos miran un péndulo verán cosas diferentes (ver el pasaje citado a continuación).

La dependencia de la teoría de la observación, al rechazar el papel de la observación como árbitro neutral de la teoría entre las teorías, proporciona otra fuente de inconmensurabilidad. La inconmensurabilidad metodológica (& sección 4.1 anterior) niega que existan métodos universales para hacer inferencias a partir de los datos. La dependencia de la teoría de la observación significa que incluso si hubiera métodos acordados de inferencia e interpretación, la inconmensurabilidad aún podría surgir, ya que los científicos podrían estar en desacuerdo sobre la naturaleza de los datos de observación en sí mismos.

Kuhn expresa o se basa en la idea de que los participantes en diferentes matrices disciplinarias verán el mundo de manera diferente al afirmar que sus mundos son diferentes:

En cierto sentido, no puedo explicar más, los proponentes de paradigmas en competencia practican sus oficios en mundos diferentes. Uno contiene cuerpos constreñidos que caen lentamente, los otros péndulos que repiten sus movimientos una y otra vez. En uno, las soluciones son compuestos, en el otro, mezclas. Uno está incrustado en un piso, el otro en una matriz de espacio curvada. Al practicar en mundos diferentes, los dos grupos de científicos ven cosas diferentes cuando miran desde el mismo punto en la misma dirección (1962 / 1970a, 150).

Comentarios como estos dieron a algunos comentaristas la impresión de que Kuhn era un tipo de constructivista fuerte, sosteniendo que la forma en que el mundo es literalmente depende de qué teoría científica se acepta actualmente. Kuhn, sin embargo, negó cualquier significado constructivista a sus comentarios sobre el cambio mundial. (Lo más cerca que estuvo Kuhn del constructivismo fue reconocer un paralelo con el idealismo kantiano, que se analiza más adelante en la sección 6.4).

Kuhn comparó el cambio en el mundo fenoménico con el cambio Gestalt que ocurre cuando uno ve el diagrama pato-conejo primero como (representando) un pato y luego como (representando) un conejo, aunque él mismo reconoció que no estaba seguro de si la Gestalt El caso era solo una analogía o si ilustraba alguna verdad más general sobre la forma en que funciona la mente que también abarca el caso científico.

4.3 Tesis de inconmensurabilidad semántica temprana de Kuhn & rsquos

Aunque la dependencia de la teoría de la observación juega un papel significativo en La estructura de las revoluciones científicas, ni ella ni la inconmensurabilidad metodológica podían dar cuenta de todos los fenómenos que Kuhn quería captar con la noción de inconmensurabilidad. Algunos de sus propios ejemplos son bastante extensos y mdash, por ejemplo, dice que Lavoisier vio oxígeno donde Priestley vio aire desflogistizado, describiendo esto como una "transformación de la visión" (1962 / 1970a, 118). Además, la observación y el mdashif concebido como una forma de percepción no juega un papel significativo en todas las ciencias. Kuhn quería explicar su propia experiencia al leer a Aristóteles, que primero le dejó la impresión de que Aristóteles era un científico inexplicablemente pobre (Kuhn 1987). Pero un estudio cuidadoso llevó a un cambio en su comprensión que le permitió ver que Aristóteles era de hecho un excelente científico. Esto no podría ser simplemente una cuestión de percibir literalmente las cosas de manera diferente. Kuhn consideró que la inconmensurabilidad que le impedía comprender correctamente a Aristóteles era, al menos en parte, una cuestión lingüística y semántica. De hecho, Kuhn pasó gran parte de su carrera después de La estructura de las revoluciones científicas intentando articular una concepción semántica de inconmensurabilidad.

En La estructura de las revoluciones científicas Kuhn afirma que hay cambios importantes en los significados de términos clave como consecuencia de una revolución científica. Por ejemplo, Kuhn dice:

Por supuesto, los referentes físicos de estos conceptos einsteinianos no son en modo alguno idénticos a los de los conceptos newtonianos que llevan el mismo nombre. (La masa newtoniana se conserva El Einsteiniano es convertible con energía. Solo a velocidades relativas bajas se pueden medir los dos de la misma manera, e incluso entonces no deben concebirse como iguales) (1962/1970a, 102).

Esto es importante, porque una concepción estándar de la transición de la física clásica a la relativista es que aunque la teoría de la relatividad de Einstein & rsquos reemplaza a la teoría de Newton & rsquos, lo que tenemos es una mejora o generalización por la cual la teoría de Newton & rsquos es un caso especial de Einstein & rsquos (en una aproximación cercana) . Por tanto, podemos decir que la teoría posterior está más cerca de la verdad que la teoría anterior. La opinión de Kuhn y rsquos de que & lsquomass & rsquo como la usa Newton no puede ser traducida por & lsquomass & rsquo como la usa Einstein supuestamente hace que este tipo de comparación sea imposible. Por tanto, se supone que la inconmensurabilidad descarta el realismo convergente, la opinión de que la ciencia muestra una aproximación cada vez mejor a la verdad. (Kuhn también piensa, por razones independientes, que las mismas ideas de hacer coincidir la verdad y la similitud con la verdad son incoherentes (1970a, 206).)

El punto de vista de Kuhn & rsquos, tal como se expresa en el pasaje citado anteriormente, depende del significado del holismo; mdash, la afirmación de que los significados de los términos están interrelacionados de tal manera que cambiar el significado de un término da como resultado cambios en los significados de los términos relacionados: & ldquoPara hacer la transición al universo de Einstein & rsquos, toda la red conceptual cuyos hilos son el espacio, el tiempo, la materia, la fuerza, etc., tuvo que ser desplazada y colocada de nuevo en la naturaleza en su totalidad. ”(1962 / 1970a, 149). La suposición del significado de holismo es una antigua en el trabajo de Kuhn & rsquos. Una fuente de esto es la filosofía posterior de Wittgenstein. Otra fuente no ajena es el supuesto de holismo en la filosofía de la ciencia que es consecuencia de la concepción positivista del significado teórico. Según este último, no es función de la parte teórica del lenguaje científico referirse y describir entidades no observadas. Solo las oraciones observacionales describen directamente el mundo, y esto explica que tengan el significado que tienen. Las teorías permiten la deducción de oraciones observacionales. Esto es lo que da sentido a las expresiones teóricas. Sin embargo, los enunciados teóricos no pueden reducirse a observaciones. Esto se debe, en primer lugar, a que las proposiciones teóricas están involucradas colectivamente en la deducción de enunciados observacionales, más que por separado. En segundo lugar, las teorías generan enunciados disposicionales (por ejemplo, sobre la solubilidad de una sustancia, sobre cómo aparecerían si se observaran en determinadas circunstancias, etc.), y los enunciados disposicionales, al ser modales, no son equivalentes a ninguna función de verdad de (no modal ) declaraciones de observación. En consecuencia, el significado de una oración teórica no es equivalente al significado de cualquier oración de observación o combinación de oraciones de observación. El significado de un término teórico es producto de dos factores: la relación de la teoría o teorías de las que forma parte con sus consecuencias observacionales y el papel que desempeña ese término en particular dentro de esas teorías. Este es el modelo de doble lenguaje del lenguaje de la ciencia y era la imagen estándar de la relación de una teoría científica con el mundo cuando Kuhn escribió La estructura de las revoluciones científicas. El desafío de Kuhn & rsquos no radica en rechazar el antirrealismo implícito en la opinión de que las teorías no se refieren al mundo, sino más bien en socavar el supuesto de que la relación de la oración de observación con el mundo no es problemática. Al insistir en la dependencia de la teoría de la observación, Kuhn en efecto argumentó que el holismo del significado teórico es compartido también por términos aparentemente observacionales, y por esta razón el problema de la inconmensurabilidad no puede resolverse recurriendo a oraciones de observación neutrales a la teoría.

(Aunque es cierto que Kuhn usa la expresión & lsquophysical referente & rsquo en el pasaje citado anteriormente, esto no debe interpretarse como una entidad mundana que existe independientemente. Si ese fuera el caso, Kuhn estaría comprometido con la existencia mundana tanto de la masa newtoniana como de la Masa einsteiniana (que, sin embargo, no son lo mismo). Es inverosímil que Kuhn tuviera la intención de respaldar tal punto de vista. Una mejor interpretación es entender que Kuhn toma referencia, en este contexto, como una relación entre un término y un hipotético en lugar de La referencia a algo parecido al tipo fregeano, mundano, no juega ningún papel en el pensamiento de Kuhn & rsquos. De nuevo, esto puede verse como un reflejo de la influencia de una u otra o ambas de la (posterior) minimización de la referencia Wittgensteiniana y de la visión positivista. que las teorías no son descripciones del mundo, sino que de una forma u otra son herramientas para la organización o predicción de observaciones).

4.4 Tesis de inconmensurabilidad semántica posterior de Kuhn & rsquos

Aunque Kuhn afirmó una tesis de inconmensurabilidad semántica en La estructura de las revoluciones científicas allí no articuló ni argumentó la tesis en detalle. Esto lo intentó en trabajos posteriores, con el resultado de que la naturaleza de la tesis cambió con el tiempo. El corazón de la tesis de la inconmensurabilidad después La estructura de las revoluciones científicas es la idea de que ciertos tipos de traducción son imposibles. Al principio, Kuhn trazó un paralelo con la tesis de Quine & rsquos sobre la indeterminación de la traducción (1970a, 202 1970c, 268). Según este último, si estamos traduciendo un idioma a otro, inevitablemente existen multitud de formas de proporcionar una traducción adecuada al comportamiento de los hablantes. Ninguna de las traducciones es la única correcta, y en opinión de Quine & rsquos no existe tal cosa como el significado de las palabras a traducir. No obstante, estaba claro que la tesis de Quine & rsquos estaba bastante lejos de la tesis de Kuhn & rsquos, de hecho, que son incompatibles. Primero, Kuhn pensó que la inconmensurabilidad era una cuestión de que no había una traducción completamente adecuada, mientras que la tesis de Quine & rsquos implicaba la disponibilidad de múltiples traducciones. En segundo lugar, Kuhn cree que las expresiones traducidas tienen un significado, mientras que Quine lo niega. En tercer lugar, Kuhn dijo más tarde que, a diferencia de Quine, no cree que la referencia sea inescrutable y que la mierda es muy difícil de recuperar (1976, 191).

Posteriormente, Kuhn desarrolló la opinión de que la inconmensurabilidad surge de las diferencias en los esquemas de clasificación. Esta es la inconmensurabilidad taxonómica. Un campo de la ciencia se rige por una taxonomía, que divide su tema en tipos. Asociada con una taxonomía hay una red léxica y una red mdasha de términos relacionados. Un cambio científico significativo traerá consigo una alteración en la red léxica que a su vez conducirá a un realineamiento de la taxonomía del campo. Los términos de las taxonomías nueva y antigua no serán inter-traducibles.

La naturaleza problemática de la traducción surge de dos supuestos. Primero, como hemos visto, Kuhn asume que el significado es (localmente) holístico. Un cambio en el significado de una parte de la estructura léxica resultará en un cambio en todas sus partes. Esto descartaría la preservación de la traducibilidad de las taxonomías al redefinir la parte modificada en términos de la parte no modificada. En segundo lugar, Kuhn adopta el principio & lsquono-solapamiento & rsquo que establece que las categorías en una taxonomía deben estar organizadas jerárquicamente: si dos categorías tienen miembros en común, entonces una debe incluirse completamente dentro de la otra, de lo contrario son disjuntas y no pueden simplemente solaparse. Esto descarta la posibilidad de una taxonomía que lo abarque todo y que incorpore tanto la taxonomía original como la modificada. (Ian Hacking (1993) relaciona esto con la tesis del cambio mundial: después de una revolución, el mundo de los individuos permanece como era, pero los científicos ahora trabajan en un mundo de nuevas tipos.)

Kuhn continuó desarrollando su enfoque conceptual de la inconmensurabilidad. En el momento de su muerte, había logrado un progreso considerable en un libro en el que relacionaba la inconmensurabilidad con cuestiones de la psicología del desarrollo y la adquisición de conceptos.


Primero, ¿es la ecología una ciencia?

En la medida en que la ecología describe, clasifica, formula y prueba hipótesis, se ajusta al modo clásico de ciencia ejemplificado por la física y la química. Sin embargo, debido a que la ecología se extiende a las interacciones humanas, incluidas la estética, la ética, la política y la economía, no encaja en ese molde. Además, debido a que la ecología es una empresa multidisciplinaria, no encaja precisamente en un canal de investigación científica, sino que va desde el reduccionismo en el estudio de las poblaciones de especies individuales, pasando por enfoques menos reduccionistas en el estudio de las comunidades, hasta lo holístico en los estudios de biomas, la totalidad de comunidades. Esto a menudo resulta en fuertes desacuerdos sobre los métodos y puntos de vista utilizados por diferentes ecologistas que investigan diferentes fenómenos en diferentes niveles de complejidad y organización (Pomeroy et al., 1988).


1. Concepciones historicistas de racionalidad: la batalla de los grandes sistemas

1.1 Resumen

¿De qué sirve apelar a la historia a la hora de evaluar la racionalidad de decisiones y acciones? Dado que el pasado ya ha terminado, ¿no es la historia simplemente & ldquobunk & rdquo? Un par de locuciones cotidianas sugieren lo contrario. Se sostiene comúnmente que "ldquohistoria" (que significa historiografía, el estudio disciplinado de lo que sucedió en la historia) es un desenmascarador de mitos. Y los políticos no son las únicas personas preocupadas por "el juicio de la historia". Ambas ideas entraron en juego en la nueva filosofía de la ciencia de orientación histórica que comenzó a surgir a fines de la década de 1950. Los & ldquonew historicistas & rdquo (como podemos llamarlos) incluyeron a Thomas Kuhn, N.R. Hanson, Mary Hesse, Imre Lakatos, Paul Feyerabend, Stephen Toulmin, Dudley Shapere, Larry Laudan, Ernan McMullin y Michael Ruse. Afirmaron que los entonces dominantes relatos de la ciencia positivistas y popperianos eran en sí mismos mitos y estupideces acerca de cómo se hace la ciencia. Algunos historicistas nuevos afirmaron encontrar unidades más grandes y una dinámica hasta ahora inadvertida en la serie de tiempo del registro histórico y programas de investigación prospectivos a largo plazo que incluían series en evolución de momentos teóricos relacionados. Sobre todo, los historicistas enfatizaron la profundidad de los grandes cambios históricos y los desafíos resultantes para el progreso científico acumulativo. Argumentaron que no había nada en la "ecología de la ciencia" tradicional que pudiera racionalizar tales cambios.El problema era producir un nuevo modelo dinámico de ciencia que capturara estos patrones y los motivara racionalmente.

Los filósofos historicistas hicieron un trabajo convincente al mostrar que la evidencia histórica cuestionaba los puntos de vista recibidos. La mayoría de los filósofos aceptan hoy ese veredicto de la historia. Menos exitoso fue el intento de formular una teoría positiva adecuada de la racionalidad, tanto en el nivel de primer orden de las normas metodológicas científicas (por ejemplo, & ldquoRechazar una hipótesis que hace predicciones claramente falsas & rdquo o & ldquoUtilizar métodos experimentales doble ciego cuando se trata de agentes cognitivos & rdquo) y en el nivel metametodológico, donde se enfrentaron al problema de cómo seleccionar racionalmente entre teorías en competencia de la racionalidad científica, sin circularidad. Los desacuerdos aquí plantearon la cuestión de si es encontrar una teoría general de la racionalidad científica, o la necesidad de una.

(Para resúmenes críticos y accesibles del debate sobre los "grandes sistemas", véase Suppe 1974, Newton-Smith 1981, McGuire 1992 y Zammito 2004. Las limitaciones de espacio han obligado a la omisión de importantes desarrollos, incluida la tradición dialéctica marxista, por ejemplo, Nowak 1980, y trabajo reciente sobre postura y racionalidad, por ejemplo, van Fraassen 2002, Rowbottom & amp Bueno 2011.)

1.2 El giro histórico de la filosofía de la ciencia

Kuhn y rsquos Estructura de las revoluciones científicas (1962/1970a) fue el manifiesto original de la filosofía historicista de la ciencia y sigue siendo el principal punto de referencia. Por lo tanto, su trabajo proporciona la plataforma más útil para relatar los primeros esfuerzos historicistas y las dificultades que enfrentaron. A continuación, analizaremos brevemente otros contribuyentes importantes. Kuhn había sido anticipado de formas muy diversas por Kant, Hegel, William Whewell y Eacutemile Meyerson, Ernst Cassirer, Alexandre Koyr y eacute, Philipp Frank, Gaston Bachelard, Ludwik Fleck, Hans Reichenbach, Rudolf Carnap, W.V. Quine, Michael Polanyi, Hesse, Toulmin y Hanson y fue inmediatamente seguido por Lakatos, Feyerabend, Shapere, Laudan y otros (ver la entrada sobre Thomas Kuhn también Hoyningen-Huene [1989] 1993 y Rheinberger [2007] 2010b).

La famosa frase inicial de Estructura era:

La historia, si se ve como un depósito de algo más que una anécdota o una cronología, podría producir una transformación decisiva en la imagen de la ciencia que ahora nos posee. Esa imagen ha sido extraída previamente, incluso por los propios científicos, principalmente del estudio de los logros científicos terminados tal como se registran en los clásicos y, más recientemente, en los libros de texto de los que cada nueva generación científica aprende a practicar su oficio. Sin embargo, inevitablemente, el objetivo de tales libros es persuasivo y pedagógico. Un concepto de ciencia extraído de ellos no tiene más probabilidades de encajar en la empresa que los produjo que una imagen de una cultura nacional extraída de un folleto turístico o de un texto lingüístico. Este ensayo intenta mostrar que nos han engañado de manera fundamental. Su objetivo es un esbozo de un concepto de ciencia bastante diferente que puede surgir de los registros históricos de la propia actividad investigadora.

Kuhn modeló la historia de una ciencia como una sucesión de períodos dogmáticos de "ciencia ldquonormal" bajo un "quoparadigma", separados por transiciones "quorevolucionarias" al siguiente paradigma. Según Kuhn, tal ruptura con el pasado rejuvenece un campo que se había estancado bajo el peso de anomalías que ya no parecía tener los recursos para resolver. Un nuevo paradigma introduce cambios en todos los niveles, desde bases de datos e instrumentación establecidas hasta el marco conceptual, los objetivos, los estándares, la organización institucional y la cultura de la investigación, tanto que algunos profesionales de mayor edad difícilmente pueden reconocer el nuevo paradigma como su campo. Esta desconexión produce "inconmensurabilidad" en todos los cambios de paradigma, que van desde fallas en la comunicación hasta problemas de elección racional entre los dos, ya que no existe una medida fija de éxito. En su forma más radical, Kuhn modeló las decisiones revolucionarias sobre la revolución política a nivel comunitario y sobre la conversión religiosa a nivel individual, y agregó que los científicos de diferentes lados de un paradigma debaten y "viven en diferentes mundos" ([1962] 1970a: cap. 10). Bajo una presión crítica, posteriormente suavizó su posición. De hecho, buscó aclarar la noción de inconmensurabilidad hasta el final de su vida (Sankey 1997). Kuhn ejemplifica la ironía de que, si bien los historicistas utilizaron el cambio profundo como arma para golpear a los tradicionalistas, también presentó serios problemas para los mismos historicistas.

El libro de Kuhn & rsquos fue su intento de responder a la pregunta planteada por la cita anterior. Esta pregunta planteó de inmediato otra: ¿Cómo se puede apelar a la historia lograr ese cambio transformador? En particular, ¿cómo se puede descriptivo afirmaciones sobre el pasado (o la ciencia presente, para el caso) afectan nuestra normativo juicios sobre creencias y comportamientos racionales? ¿Cómo puede la historia informar a un metodología ¿de Ciencia? Ésta es una versión del llamado problema del "deberia". ¿Puede haber realmente un "juicio" de la historia?

Durante la siguiente década o dos, la mayoría de los filósofos de la ciencia llegaron a estar de acuerdo en que había una desconexión entre la ciencia tal como se practica históricamente y los modelos normativos de los filósofos recibidos. Por lo tanto, los historicistas presentaron a la comunidad filosófica un dilema trascendental: o rechazar la mayor parte de la ciencia hasta la fecha como irracional o aceptar que la ciencia es generalmente racional y utilizar la información histórica para revisar nuestra concepción lógica y probabilística profundamente arraigada de la racionalidad. Algunos positivistas y popperianos intentaron perfeccionar la opción uno argumentando que la historia de la ciencia se aproximaba bastante a la visión tradicional de la racionalidad si tratáramos sus modelos abstractos y saneados de la ciencia como ideales regulativos. Kuhn y otros historicistas defendieron la opción dos, considerando que la racionalidad de la ciencia es prácticamente axiomática. Escribió Kuhn,

No creo ni por un momento que la ciencia sea una empresa intrínsecamente irracional y un infierno. Tomo esta afirmación no como un hecho, sino más bien como un principio. El comportamiento científico, tomado en su conjunto, es el mejor ejemplo que tenemos de racionalidad. (1971: 143f citado por Hoyningen-Huhne [1989] 1993: 251f.)

¿Cuál fue la concepción revisada de Kuhn & rsquos de la racionalidad y cómo se basó en la historia (en la medida en que lo fue)? Si bien no proporcionó una teoría general explícita de la racionalidad, el desafío de Kuhn & rsquos aquí fue mayor de lo que muchos aprecian. Los positivistas y popperianos prácticamente habían inventado la filosofía académica de la ciencia moderna. Para ellos, la racionalidad científica era completamente una cuestión de tomar decisiones correctas de aceptación de la teoría en el contexto de la justificación, donde las hipótesis y los datos de prueba ya están sobre la mesa, los datos son teóricamente neutrales y los objetivos y estándares son lógicamente independientes de la teoría. Para Kuhn, esta imagen de la ciencia se parecía más a un negativo fotográfico en el que la luz y la oscuridad se invierten. Vamos a contar las maneras.

(1) Aunque su trabajo profundizó el problema de la subdeterminación al insistir en que la lógica más los datos es insuficiente para determinar la elección de la teoría, Kuhn redujo la magnitud del problema de justificar las afirmaciones científicas rechazando el realismo tradicional y la teoría de la correspondencia de la verdad. Los científicos ya no deben justificar una afirmación teórica como cierta. En cambio, adoptó la posición crítica kantiana de que ninguna empresa, incluida la ciencia, tiene la capacidad de establecer la verdad metafísica final sobre el mundo. En cambio, la ciencia es en gran medida una empresa de resolución de problemas, y los científicos están en posición de evaluar la bondad de las soluciones de problemas propuestas, en relación con los intentos anteriores. & ldquo [L] a unidad de logro científico es el problema resuelto & rdquo ([1962] 1970a: 169). Lo que demarca la ciencia de la no ciencia y la pseudociencia es el apoyo sostenido (a lo largo del tiempo histórico) de una tradición de resolución de acertijos, no la aplicación de un método inexistente y quocientífico para determinar si las afirmaciones son verdaderas, falsas o probables hasta cierto punto. Con las afirmaciones de verdad justificadas desaparecidas, también se necesitarán nuevos relatos de descubrimiento científico, conocimiento, explicación y progreso.

(2) Contrariamente a la mayoría de los puntos de vista empiristas, los datos no son teóricos neutrales, por lo tanto, no son acumulativos de un período científico a otro.

(3) Además, Kuhn extendió la afirmación de que la observación está cargada de teoría para decir que todos los aspectos principales de una ciencia están cargados por los demás. Los datos sustantivos y las afirmaciones teóricas, los estándares metodológicos, los objetivos e incluso las instituciones sociales de la ciencia están todos ligados en una dependencia mutua. (El punto de vista recibido los había mantenido separados e independientes para evitar la contaminación mutua que supuestamente conduce a la circularidad, ver Scheffler 1967). Es esta retroalimentación interna la que introduce la interesante dinámica no lineal en el modelo de Kuhn & rsquos, ya que la retroalimentación produce términos de interacción acoplados (Kuhn 1977: 336 Nickles 2013b De Langhe 2014b).

(4) Esta estrecha coherencia implica que la ciencia normal es conservadora y cerrada, en contraste con la ciencia de Popper y rsquos como una "sociedad abierta" (Popper 1945). Contrariamente a la tradición, dijo Kuhn, la racionalidad científica no consiste en adelantar hipótesis y probarlas severamente. Desafiar los pilares constitutivos de un campo científico, como defendían Popper y los positivistas, lo destruiría, ya que todas las teorías y marcos conceptuales enfrentan anomalías potencialmente falsificadoras en todo momento (Kuhn [1962] 1970a y 1970b, coincidieron con Lakatos 1970). Popper & rsquos & ldquocritical racionalism & rdquo, la clave de la concepción Popper & rsquos de la democracia política, así como del avance científico, es en realidad irracional porque tal crítica socavaría la razón de ser de los investigadores.

(5) Kuhn afirmó que Popper y otros habían pasado por alto la existencia de estructuras clave en la historia de la ciencia y mdash los enfoques a más largo plazo que él llamó paradigmas y, por tanto, ciencia tanto normal como verdaderamente revolucionaria. Hay diferentes escalas históricas en juego: teorías individuales, paradigmas y la perspectiva aún a más largo plazo de una sucesión de paradigmas. Entonces Kuhn adoptó una concepción de la ciencia de dos niveles o de doble proceso en el que hay, primero, un marco constitutivo (el paradigma), que se mantiene inmune a la revisión durante los períodos de la ciencia normal, y, segundo, el cambio de un marco a otro. Porque estos marcos son históricamente contingentes y eventualmente son desplazados por otros. El relato de dos procesos de Kuhn & rsquos chocaba bruscamente con el relato de un proceso de Popper (1963) y muchos otros. Irónicamente, dado que Kuhn también estaba atacando las posiciones positivistas, y dada su mayor simpatía por Popper, la explicación de los dos procesos estaba más cerca de los "positivistas" de Reichenbach y Carnap que de Popper (ver Reisch 1991 Carnap 1950 De Langhe 2014a, b Nickles 2013a).

(6) Por lo tanto, se requieren dos explicaciones diferentes de la racionalidad científica, no una: una para cubrir el cambio relativamente suave dentro de la ciencia normal bajo un solo paradigma y la otra para manejar el cambio radical de paradigma. Esto implica inmediatamente que hay dos tipos básicos de cambio científico, por lo tanto, dos problemas de cambio científico y / o dos problemas de progreso por resolver, por lo tanto, se necesitan dos explicaciones de la racionalidad científica para resolverlos. ¿Cuáles fueron las afirmaciones constructivas de Kuhn & rsquos?

(7) No deberíamos buscar un método único y neutral de toda la ciencia en todo momento ni una explicación basada en reglas metodológicas explícitas. La mayoría de las decisiones científicas normales se basan en juicios hábiles, no en reglas (Kuhn [1962] 1970a: cap. 5, 10). La aparición de reglas en la práctica científica es un signo de crisis, de ruptura. Contrariamente a la tradición, ni la racionalidad dentro de un paradigma ni la elección racional entre paradigmas es cuestión de seguir reglas. No es la aplicación de un algoritmo formal, lógico o basado en probabilidades. En ambos casos se trata de un juicio experto (de diferentes tipos).

(8) El juicio científico informal depende en gran medida de la retórica y los juicios de fertilidad heurística en el contexto del descubrimiento y mdash los mismos elementos que habían sido expresamente excluidos del contexto de la justificación racional por la tradición dominante. Para Kuhn, la resolución normal de problemas es una cuestión de modelar nuevas soluciones de rompecabezas sobre precedentes establecidos, los ejemplos, donde el modelado implica de manera crucial juicios de similitud, analogía o metáfora. (Mientras que la metodología de Popper & rsquos es una teoría de aprendizaje en la que aprendemos sólo de nuestros errores, en Kuhn & rsquos aprendemos también (principalmente) de nuestros éxitos y mdash los ejemplos, que, con el tiempo, aumentan nuestro conocimiento dentro de la ciencia normal.) En el cambio de paradigma, los tropos retóricos utilizados en la persuasión suelen ser más abstractos y tenues que en la ciencia normal. La explicación de Kuhn & rsquos sobre la aceptación racional del cambio de paradigma tenía que seguir siendo delgada debido a la inconmensurabilidad. Aquí el problema de la justificación fue aún más difícil porque los nuevos paradigmas generalmente pierden algunos de los éxitos de sus predecesores (la llamada "pérdida de Kuhn" de soluciones de problemas, pero también de datos, teoría, metas y estándares).

(9) El nuevo movimiento constructivo de Kuhn & rsquos al abordar la racionalidad del cambio de paradigma fue introducir una dimensión prospectiva de los juicios heurísticos de fertilidad. Desde el punto de vista de los científicos creativos clave, el viejo paradigma ha agotado sus recursos, mientras que las nuevas ideas y prácticas radicales no solo pueden resolver algunas anomalías antiguas (confirmación retrospectiva) sino que, lo que es igualmente importante, pueden reinventar y, por lo tanto, preservar el campo abriendo nuevas fronteras con mucho trabajo nuevo e interesante por hacer. Para ellos, el campo ahora tenía futuro. Sin duda, la guía heurística también era una característica de la ciencia normal, pero allí estaba implícitamente incorporada.

En resumen, Kuhn dio la vuelta a las ideas tradicionales de justificación científica, basadas en la distinción descubrimiento-justificación-contexto. Irónicamente, una vez que tomamos los puntos de vista de los científicos de investigación y rsquo, las formas más interesantes de cognición científica, incluida la justificación, ocurren en contextos de descubrimiento. Todo esto según Kuhn.

Los críticos respondieron que, si bien los advenedizos historicistas habían puntuado algunos puntos críticos dañinos, sus explicaciones positivas de la racionalidad científica eran poco desarrolladas, vagas y poco convincentes. La revolución política y la conversión religiosa como modelos de racional ¡¿comportamiento?! Clark Glymour (1980: 7, 96ss) llamó al nuevo enfoque "la nueva confusión". ¿Podría el juicio intuitivo reemplazar realmente la teoría de la confirmación estándar? ¿Y cuál sería la relación análoga de la evidencia con la teoría en el nivel metametodológico, donde ahora la "quoteoría" era el conjunto de reglas metodológicas o la teoría de la racionalidad misma? (Los historicistas respondieron que no es culpa suya si la toma de decisiones en la vida real es un asunto desordenado que a menudo supera las reglas formales disponibles). Shapere (1984: caps. 3 y ndash5) fue un severo crítico temprano de Kuhn y Lakatos (1970: 178 ) informó que Kuhn había reemplazado la racionalidad con & ldquomob rule & rdquo. Dado que Shapere y Lakatos eran historicistas, vemos que los historicistas podrían estar en total desacuerdo entre ellos. Feyerabend proporcionará el ejemplo más vívido.

El tratamiento perspicaz de Kuhn & rsquo sobre la ciencia desde el punto de vista de los científicos en activo proporcionó una concepción a nivel micro de la toma de decisiones racional. Pero, ¿tenía una explicación metametodológica de cómo decidir entre teorías en competencia de la racionalidad científica? Una vez más, no es un relato explícito y completo, solo algunas sugerencias constructivas. Como todos los historicistas, dijo que una teoría de la racionalidad debe ajustarse a la historia de la ciencia y que los relatos tradicionales fallaron en esta prueba de historia. Una teoría adecuada también debe ser progresiva y evitar el relativismo epistemológico. Kuhn (y muchos otros) simplemente incorporó estas normas desde el principio. Tal movimiento funciona bien entre la mayoría de los amigos del historicismo, pero no bien para los críticos, quienes piensan que estas presuposiciones simplemente impiden la normatividad de la cuestión de la historia. Dada la inconmensurabilidad, ¿no son la racionalidad, la progresividad y la negación del relativismo elementos clave que deben ser defendidos? En otros pasajes, Kuhn los defendió, pero pocos críticos estaban convencidos.

En el lado positivo, Kuhn hizo una afirmación de economía epistemológica.

[E] n su estado normal e infierno, una comunidad científica es un instrumento inmensamente eficiente para resolver los problemas o acertijos que definen sus paradigmas. ([1962] 1970a: 166 cf. Wray 2011: cap. 7)

Está claro que Kuhn consideró la ciencia más eficiente por su propia cuenta que por Popper & rsquos, porque el doble proceso permite una especialización extrema (Wray 2011 De Langhe 2014c). De hecho, los relatos tradicionales fallan en el criterio de demarcación de Kuhn & rsquos y mdasht que una ciencia genuina apoya una tradición de resolución de acertijos. Dada la convicción de Kuhn & rsquos de que la ciencia es progresiva en términos de éxito en la resolución de problemas, precisión predictiva, simplicidad (la reelaboración y racionalización de la eficiencia en la resolución de problemas a lo largo del tiempo), se deduce supuestamente que su explicación hace que la ciencia sea tanto racional como no racional. relativista. Los críticos no estuvieron de acuerdo.

También parece haber una especie de estrategia argumental trascendental detrás del enfoque de Kuhn & rsquos, como respuesta a la pregunta cuasi-kantiana: dado que la ciencia, tal como se practica históricamente, es en gran parte racional y progresivo, pero no de la manera estándar, ¿cómo es posible su racionalidad y progreso? Supuestamente, el estudio de los patrones históricos mostrará el camino.

Kuhn a menudo describió su visión de dos procesos como & ldquoKant con categorías móviles & rdquo. En consecuencia, también hay una lectura dialéctica, cuasi-hegeliana: a partir de la miríada de microdecisiones de la comunidad de científicos en un campo dado a lo largo del tiempo, con muchos arranques y arranques, surge una empresa progresiva, aunque no teleológicamente. convergiendo en la verdad metafísica sobre el universo o sobre cualquier otro & ldquoend & rdquo. Sin embargo, desde este punto de vista hemos abandonado la idea de que las decisiones científicas individuales suelen estar impulsadas por una preocupación explícita por la racionalidad. En varias áreas de la filosofía existen acaloradas controversias sobre si los emergentes de orden superior tienen un poder causal genuino y, por lo tanto, una fuerza explicativa genuina. Hasta ese punto, no está claro qué papel juega el deseo de ser racional, en contraposición a motivos más mundanos. Este problema surge también para otros historicistas, como notará David Hull. (Véanse las entradas sobre la causalidad mental y las concepciones internalistas frente a las externalistas de la justificación epistémica).

Sobre la racionalidad como socialmente emergente, podemos adelantarnos aquí para señalar que filósofas feministas de la ciencia como Helen Longino y Miriam Solomon han defendido la racionalidad científica como una norma socialmente emergente (Longino 1990, 2001 Solomon 2001).De este modo, abordan la cuestión de cómo un enfoque naturalista, basado en la práctica de la ciencia, del conocimiento científico puede, no obstante, tener implicaciones normativas. Sin embargo, no rehuyen hacer propuestas de políticas para cambiando (mejorar) las prácticas científicas y sus instituciones de apoyo. Según ellos, algunos otros factores, como los políticos / ideológicos, también emergen socialmente y pueden tener una eficacia causal de arriba hacia abajo en los profesionales individuales, pero sin negar la agencia y la autonomía de esos individuos. Aquí entran en juego cuestiones familiares del "individualismo quometodológico". (Véanse las entradas sobre epistemología feminista y filosofía de la ciencia, perspectivas feministas de la ciencia, epistemología social feminista y filosofía política feminista).

Los vigorosos ataques a Kuhn como un subjetivista radical e irracionalista que estaba socavando no solo la filosofía sino la tradición intelectual occidental ahora parecen exagerados, pero es justo decir que los cinco grandes complejos de problemas de normatividad, inconmensurabilidad (incluido el cambio de significado), relativismo , el conocimiento social y el cambio progresivo profundo pero racional son extremadamente difíciles y siguen abiertos al debate en la actualidad. Para muchos filósofos de la ciencia, el relativismo es el gran problema que hay que derrotar a toda costa. Para ellos, cualquier punto de vista que lleve incluso a un relativismo moderado se reduce así al absurdo. Los filósofos historicistas han insistido en la relatividad con el contexto histórico pero, con pocas excepciones, han hecho una clara distinción entre relatividad y francamente relativismo. Algunos críticos no han encontrado convincente esta distinción (ver la entrada sobre el relativismo, Kindi & amp Arabatzis 2012 y Richards & amp Daston 2016).

1.3 La metodología de los programas de investigación científica

Crítica y crecimiento del conocimiento (1970), editado por Lakatos y Alan Musgrave, fue una segunda contribución importante al debate sobre el historicismo. Esta colección de artículos, que se originó en una conferencia de Londres de 1965, fue en aspectos significativos una reacción a Kuhn pero es especialmente importante para la propia contribución de Lakatos & rsquos al volumen, & ldquoFalsification and the Methodology of Scientific Research Programs & rdquo (MSRP), un intento de acomodar un perspectiva ampliamente popperiana a algunas de las ideas de Kuhn & rsquos y, por lo tanto, divergir de la ortodoxia popperiana. Lakatos había favorecido durante mucho tiempo un enfoque histórico de la filosofía de las matemáticas y la ciencia (ver su 1976). Una de sus preocupaciones centrales era defender la continuidad racional y la progresividad de la ciencia moderna del desafío del cambio radical. Otro fue defenderse de las acusaciones de relativismo histórico.

Al igual que los paradigmas de Kuhn & rsquos y las tradiciones de investigación de Laudan & rsquos (ver más abajo), la unidad de valoración racional de Lakatos no es una teoría única en un momento determinado, sino una serie de teorías que son momentos conectados racionalmente en el desarrollo de una investigación identificable. programa. En MSRP estas teorías comparten un heurística negativa que contiene principios inviolables y un heurística positiva que proporciona un "cinturón protector" alrededor de la heurística negativa y guía la investigación futura. El elemento heurístico prospectivo fue, como para Kuhn, una característica importante que faltaba en los relatos tradicionales de la ciencia. En el MSRP, los programas de investigación se evalúan en cuanto a su progresividad a lo largo del tiempo histórico, es decir, que aumenta el conocimiento más rápidamente. La medida de Lakatos & rsquos del crecimiento del conocimiento es una predicción novedosa, la ventaja va a qué programa rinde más novedosos teórico predicciones y más confirmado predicciones novedosas que sus competidores. Ésta es una posición historicista, ya que determinar si algo es una predicción novedosa requiere un conocimiento detallado del contexto histórico del descubrimiento en el que se produjo la teoría predictiva (Lakatos & amp Zahar 1976). Desafortunadamente, sin embargo, el falsacionismo de Lakatos & rsquos se había vuelto tan sofisticado que no podía proporcionar una regla sobre cuándo era racional abandonar un programa de investigación en degeneración que estaba siendo superado por uno más progresista para los científicos, dijo, que legítimamente puede tomar decisiones arriesgadas. En cualquier caso, al contrario que Kuhn, pueden coexistir dos o más programas de investigación. La racionalidad lakatosiana no dicta que todos los investigadores se unan al mismo programa.

¿Cuál es la relación entre una teoría de la racionalidad científica y una metodología general de la ciencia? Como los popperianos de los que se apartaba, Lakatos sostenía que las metodologías están teorías de la racionalidad científica (Curtis 1986). De manera similar, una metametodología (encargada de determinar qué metodología supera a otras) es idéntica a una metateoría de la racionalidad científica. La metateoría de Lakatos & rsquos recapitula el MSRP en el metanivel. Según Lakatos, su meta-MSRP muestra que el MSRP derrota a las metodologías competidoras, porque proporciona el mejor ajuste con la historia de la ciencia en el sentido de que hace que la historia de la ciencia sea máximamente racional. Es decir, el MSRP da sentido racional tanto a los episodios intuitivamente racionales como a algunos que sus competidores tienen que excluir como desviaciones del ideal racional causadas externamente. De hecho, es predice que algunos casos contrarios a la intuición se considerarán racionales cuando se examinen de cerca.

El artículo de Lakatos & rsquos, & ldquoThe History of Science and Its Rational Reconstructions & rdquo (1971: 91) comienza con una prometedora paráfrasis de Kant (previamente utilizada por Hanson (1962: 575, 580) y por Herbert Feigl (1970: 4): & ldquo Filosofía de la ciencia sin historia de la ciencia es vacío La historia de la ciencia sin la filosofía de la ciencia es ciega y rdquo. Sin embargo, su uso de reconstrucciones racionales de episodios históricos de apoyo y mdash la ciencia como supuestamente podría haber sido hecho o deberían Se han realizado y hecho que la ciencia real parezca más correcta internamente (según el MSRP) de lo que era. Los historiadores y los críticos filosóficos respondieron tajantemente que esto no era historia genuina y, por lo tanto, no era una prueba justa (ver Arabatzis de próxima publicación).

Lakatos y sus seguidores (por ejemplo, Worrall 1988, 1989) concibieron el MSRP como una metodología fija y final en contraste con las metodologías cambiantes de Kuhn & rsquos, Toulmin & rsquos y (eventualmente) Laudan & rsquos. La idea de que toda la historia previa de la ciencia estaba trabajando en esta metodología final de que Lakatos fue el primero en adivinar y mdash el fin de la historia de la metodología, por así decirlo, fue uno de los temas ampliamente hegelianos en el trabajo de Lakatos & rsquos. Otro fue que no hay una racionalidad instantánea como proponen los enfoques formales de la teoría de la confirmación estándar. Escribe Daniel Little (en la entrada sobre filosofía de la historia) & ldquoHegel encuentra la razón en la historia, pero es una razón latente, y una que solo puede ser comprendida cuando la plenitud de la historia y el trabajo de rsquos está terminado & hellip & rdquo. La lechuza de Minerva sale volando al anochecer. Para Lakatos, los juicios racionales solo pueden hacerse retrospectivamente. Por ejemplo, no se puede juzgar un experimento como crucial en el momento en que ocurre, solo en retrospectiva histórica (1970: 154ss). Las tasaciones se realizan en retrospectiva. (Vea la entrada sobre Lakatos).

1.4 Anarquismo metodológico

En sus primeros trabajos, Feyerabend (1962) apeló a los casos históricos para rechazar la explicación de Hempel & rsquos y la explicación paralela de Nagel & rsquos sobre la reducción interteorética (mecanismos tradicionalmente postulados de progreso acumulativo), sobre la base de que en la práctica histórica real el cambio de significado se produce de una teoría principal a otra. su sucesor. Por tanto, la deducibilidad falla. También falla más obviamente porque las dos teorías son típicamente incompatibles entre sí. En consecuencia, no se puede razonar mediante un argumento lógico tradicional de uno a otro. Feyerabend introdujo su propia concepción de inconmensurabilidad en este trabajo. Anticipándose a su amplio pluralismo posterior, el temprano Feyerabend también extendió la línea popperiana sobre las pruebas a una metodología proliferacionista en toda regla. Las teorías en competencia deben multiplicarse y contrastarse entre sí, porque de ese modo se saca a la luz más contenido empírico que al probar las teorías de forma aislada. En su obra posterior, Feyerabend (1975, 1987, 1989) se apartó con vehemencia de las posiciones de la escuela Popper. Rechazó enérgicamente la idea de un método científico que hace que la ciencia sea superior a otras empresas culturales. Según su "anarquismo quometodológico", cualquier llamada regla metodológica, incluida la coherencia lógica, podría ser violada fructíferamente en algunos contextos. Dicho esto, su conocido eslogan, "Todo vale", fue ampliamente leído como más radical de lo que pretendía, dadas sus divertidas interacciones con su amigo Lakatos.

Este último Feyerabend declaró que su objetivo principal era humanitario, no epistemológico, por lo que no era su propósito defender la racionalidad de la ciencia. Su ataque al conservadurismo dogmático y cientificista, tanto dentro como fuera de las comunidades científicas, tiene importancia metodológica, aunque negativa. Feyerabend fue uno de los primeros en subrayar la fuerte contingencia histórica del trabajo científico, tanto en el contexto de la justificación como del descubrimiento, y defendió esta contingencia también a nivel metodológico. Por tanto, no hay una racionalidad fija de la ciencia. Por ejemplo, Galileo (argumentó con detalle histórico) introdujo un nuevo tipo de metodología, un nuevo tipo de racionalidad, en parte a través del engaño retórico, en parte con fascinantes aplicaciones de las matemáticas a los fenómenos mecánicos básicos. La nueva visión de Galileo resultó triunfadora, pero no tiene sentido llamarla racional o irracional en un sentido absoluto.

Los filósofos, que se retiran de los detalles concretos a sus formalismos abstractos, hacen que la ciencia parezca mucho más racional de lo que es, enfatizó Feyerabend. & ldquo[H] istoria, no argumento, socavó a los dioses& rdquo, y también socavó la ciencia aristotélica y varias ortodoxias científicas posteriores (1989: 397, énfasis suyo). Feyerabend rechazó "la tesis de la separabilidad", según la cual un proceso histórico altamente contingente puede proporcionar productos científicos que son verdaderos y no contingentes, productos que han logrado una velocidad de escape de la historia por así decirlo (mi expresión). Sin embargo, aunque no tan pronunciado como en Lakatos, quedan rastros de consecuencialismo historicista en el punto de vista de Feyerabend & rsquos, como cuando escribió que "los logros biocientíficos pueden ser juzgados sólo después del evento" ([1975] 1993: 2). En Feyerabend no existe una "quoteoría" de la racionalidad científica, sólo una antiteoría historicista, por así decirlo, pero no era tan irracionalista como los críticos pensaban que era. (Ver la entrada sobre Feyerabend. Para trabajos recientes sobre contingencia histórica, ver Stanford 2006 y Soler et al. 2015.)

Feyerabend abrazó el relativismo implícito en las posiciones que acabamos de describir. En un trabajo tardío La ciencia como arte, influenciado por el destacado historiador de arte vienés Alois Riegl, habló de estilos científicos independientes y autónomos en diferentes períodos que son muy parecidos a los distintos estilos del arte (Ginzburg 1998). Tal punto de vista encaja bien con su afirmación alguna vez de que no hay progreso científico, solo una sucesión o multiplicidad de estilos. Aquí hay una débil conexión con las primeras opiniones de Kuhn & rsquos, aunque los dos hombres, según se informa, no interactuaron tanto como cabría esperar mientras ambos estaban en Berkeley.

1.5 El enfoque pragmático de resolución de problemas

Laudan abrió El progreso y sus problemas (1977) con la afirmación de que proporcionar un modelo adecuado de racionalidad es la tarea principal del filósofo de la ciencia, pero que ninguna metodología existente se ajusta a la ciencia real. En este libro, su idea de buen ajuste encajaba con una selección de instancias históricas intuitivamente fuertes que cualquier teoría adecuada debe explicar. (Laudan 1984 y 1996: cap. 7, luego rechazó los elementos intuicionistas que daban fuerza normativa a este modelo). Su respuesta a la cuestión de la racionalidad fue proponer una explicación de la ciencia exhaustiva, explícitamente pragmática y de resolución de problemas. La resolución de problemas había sido un elemento importante en relatos anteriores, en particular los de Kuhn y Popper, pero Laudan invertido la descripción habitual del progreso científico como una sucesión temporal de decisiones racionales atemporales. En lugar de definir el progreso en términos de racionalidad, deberíamos definir la racionalidad en términos de progreso. No podemos medir el progreso en términos de aproximación a una verdad metafísica final incognoscible, pero sí tenemos marcadores confiables de progreso en términos de números e importancia relativa de los problemas tanto empíricos como conceptuales resueltos por & ldquoresearch tradiciones & rdquo a largo plazo. Así como los programas de investigación de Lakatos & rsquos fueron un compromiso entre Popper y Kuhn, podemos leer las tradiciones de Laudan & rsquos & ldquoresearch & rdquo como incorporando elementos de sus principales predecesores historicistas, al tiempo que se apartan bruscamente de otros principios de su trabajo.

Muchos analistas han jugado con las posibles relaciones entre las ciencias y la racionalidad asumida y la progresividad asumida. El tema central para ellos es análogo a la pregunta en Rodgers y Hammerstein & rsquos. Cenicienta: ¿Es la ciencia progresiva porque es y rsquos racional, o es racional porque es y rsquos progresiva? (Kuhn [1962] 1970a: 162, había preguntado: ¿Un campo progresa porque es una ciencia, o es una ciencia porque progresa? & Rdquo) La pregunta subyacente es si la racionalidad es básica y fundamental en lugar de derivar de algo. demás. Aquellos como Laudan que lo hacen derivativo necesitan defender su posición contra la objeción de que están cometiendo una falacia verificacionista de confundir la racionalidad misma (su naturaleza constitutiva) con los criterios para aplicar el término & lsquoracional & rsquo. Son un éxito momentáneo o un progreso a largo plazo constitutivo de racionalidad o indicadores meramente consecuentes de ella (o ninguno)?

Sea como fuere, dado que el progreso es un concepto histórico (cargado de historia), también lo es la racionalidad en la concepción de Laudan & rsquos, como lo fue en Lakatos & rsquos. La temporalidad de su relato llevó a Laudan a introducir una distinción importante entre aceptación de una teoría y búsqueda eso explicaría cómo son posibles las transiciones racionales a una nueva tradición de investigación. Los científicos deberían aceptar la teoría de que, provisional, tiene el mayor éxito general en la resolución de problemas, pero sigue la tradición que ahora disfruta de una mayor índice del éxito. Casi todo el mundo acepta hoy una distinción de este tipo, aunque no necesariamente criterios de éxito de Laudan & rsquos.

Igual que Estructura y MSRP, el modelo de ciencia de Laudan & rsquos recibió mucha discusión, tanto constructiva como crítica. Enfrentó las dificultades habituales de cómo debemos contar y sopesar la importancia de los problemas para tener un esquema contable viable. Los historicistas pueden responder que no es su culpa si se trata de una tarea complicada, ya que eso es solo una realidad histórica, una realidad que, en todo caso, favorece el juicio de expertos sobre los algoritmos de decisión prolijos.

Laudan (1984) estuvo de acuerdo con Kuhn en que los objetivos, los estándares y los métodos de la ciencia cambian históricamente, así como las afirmaciones teóricas y observacionales, pero su modelo `` quoreticulacionista '' rechazó como históricamente inexacto la afirmación de Kuhn y rsquos de que a veces todos cambian juntos para constituir un (kuhniano) revolución. El cambio dramático en un lugar no tiene por qué perturbar seriamente la fijación en otro y rara vez o nunca lo hace. Por tanto, la inconmensurabilidad es un pseudoproblema. Además, sostenía Laudan, su modelo reticulacionista supera el problema jerárquico que ha llevado a pensadores como Poincar & eacute y Popper a convertir los objetivos de la ciencia en arbitrarios (la cima de la jerarquía y, por lo tanto, el justificador injustificado de lo que viene por debajo), por ejemplo, meras convenciones. Estos autores no tienen forma de evaluar racionalmente los objetivos en sí mismos, dejando sus posiciones estancadas con una explicación de la razón meramente instrumental: la eficiencia relativa a un objetivo arbitrario dado. En contraste, en el modelo de Laudan & rsquos, los elementos se limitan mutuamente, se ajustan mutuamente, una idea prominente en el ataque de Dewey & rsquos a la jerarquía en su 1939. Ninguno tiene prioridad absoluta sobre los demás. Por lo tanto, algunos objetivos son irracionales porque los conocimientos y métodos presentes y previsibles no tienen forma de alcanzarlos o medir el progreso hacia ellos. (Laudan, por lo tanto, rechazó los objetivos realistas fuertes por considerarlos irracionales). Un avance en la experiencia sustantiva o metodológica puede hacer que sea racional adoptar nuevos estándares y también nuevos objetivos.

El debate entre Laudan y Worrall sobre el valor de una metodología fija de la ciencia ejemplifica maravillosamente la persistencia del antiguo problema del cambio (Laudan 1989 Worrall 1989). ¿Cómo es posible explicar, o incluso medir, el cambio excepto en términos de una fijeza subyacente? ¿No permitir el cambio en los tres niveles de Laudan & rsquos y los asuntos de hecho científico y teoría, método y estándares, y metas y mdash nos deja con un relativismo perjudicial? Worrall defiende la fijeza de Lakatos & rsquos MSRP pero acepta que no se puede establecer a priori. El modelo reticulado de Laudan & rsquos conserva una fijeza más fragmentada e históricamente contingente, como se describió anteriormente.

Con todo lo dicho, la amenaza del relativismo permanece, porque ¿cómo puede un historicista bueno, no whiggish, tener una medida transhistórica de progreso? La respuesta de Laudan & rsquos fue que podemos medir el progreso científico de manera superficial según nuestros propios estándares, independientemente de cuáles fueran los objetivos de los investigadores históricos. Esto suena bien sobre lo que hacemos. Pero si las razones por las que los científicos históricos en las trincheras tomaron las decisiones que ellos tomaron realmente no nos importan a nosotros (ni a ninguna generación determinada), retrospectivamente, entonces, ¿cómo está la racionalidad proporcionando una guía metodológica o una explicación causal de por qué los científicos históricos tomaron las decisiones que tomaron? ¿hizo? Su racionalidad individual parecería volverse irrelevante. ¿Y por qué, entonces, la racionalidad es el problema central de la filosofía de la ciencia?

Apartándose bruscamente de los tratamientos tradicionales y no naturalistas de las normas, Laudan abordó el problema de lo que se debe hacer de frente al promover un naturalismo pragmático y ldquonormativo importante e influyente, en el que las normas aceptables son las que mejor se apoyan en la práctica histórica exitosa, donde, nuevamente, el éxito es tan importante como lo juzgamos hoy. Desde este punto de vista, las normas tienen contenido empírico. Se extraen de la historia de la práctica exitosa, nuevamente una idea ampliamente deweyana (por ejemplo, Dewey 1929). En Virginia Tech, Laudan y sus colegas iniciaron un programa para probar las normas individuales presentes en varios modelos filosóficos de la ciencia contra la historia de la ciencia (Laudan 1977: 7 Donovan et al. 1988). Como toda propuesta filosófica importante, ésta fue objeto de críticas críticas, en este caso, por ejemplo, por aislar las reglas metodológicas individuales de sus contextos históricos y por volver a un modelo de prueba tradicional, positivista, hipotético-deductivo. En resumen, los críticos se quejaron de que la metateoría de la racionalidad de Laudan & rsquos no concordaba con su teoría de la racionalidad de primer orden, la resolución de problemas y el progreso.Y los historiadores profesionales no acogieron con agrado esta invitación a la cooperación, ya que el proyecto implicaba una división del trabajo que consideraba a los filósofos como los teóricos que proponían reglas para probar, mientras que los historiadores eran relegados a las doncellas que investigaban los hechos. Para ser justos, como filósofo historicista, el propio Laudan había realizado una gran cantidad de trabajo histórico.

En otro frente, el intento de Laudan & rsquos (1981) de "refutar" el realismo científico sobre la base de ejemplos históricos de cambios científicos importantes suscitó mucha discusión, ya que el estado del realismo se había convertido en un tema central en la filosofía de la ciencia. De hecho, el artículo de Laudan & rsquos ayudó a que así fuera.

1.6 Modelos evolutivos de desarrollo científico

Toulmin (1972) produjo un modelo evolutivo de desarrollo científico en términos de poblaciones de conceptos, una explicación gradualista del cambio científico que consideró más históricamente precisa y filosóficamente defendible que el modelo discontinuo de Kuhn & rsquos. Toulmin & rsquos & ldquoconcepts & rdquo son históricamente maleables, pero se caracterizan por su historicidad. Cita a Kierkegaard: "Los conceptos, como los individuos, tienen sus historias y son tan incapaces de resistir los estragos del tiempo como los individuos" (1972: frontispicio). Toulmin sostuvo que la evolución biológica, social y conceptual, incluido el desarrollo científico, son todas instancias del mismo esquema generalizado de variación-selección-transmisión, aunque con implementaciones concretas bastante diferentes. Para Toulmin, las disciplinas (especialidades) son análogas a las especies biológicas. Promocionó su modelo como naturalista, de hecho ecológico, pero no de una manera que excluya la racionalidad. La racionalidad entra principalmente en el nivel de selección, determinando qué familias de conceptos (incluidos los metodológicos) se seleccionan y reproducen. La racionalidad no es una cuestión de "ecología", es decir, de apegarse a un marco lógico o kuhniano dado en las buenas y en las malas. Más bien, se trata de adaptarse adecuadamente a las circunstancias cambiantes. Como la fuerza newtoniana, la racionalidad tiene que ver con el cambio, no con el mantenimiento del mismo estado. Por tanto, no se necesita ninguna revolución kuhniana para romper con un antiguo marco conceptual.

En cuanto al problema descriptivo-normativo, pensadores desde Kuhn hasta Robert Brandom (por ejemplo, 2002: 13, 230ss) han apelado a la tradición del derecho consuetudinario como una analogía instructiva, y Toulmin no fue una excepción. Los casos legales publicados proporcionan precedentes legales que la argumentación legal posterior puede citar como apoyo. Con el tiempo, surgen tradiciones normativas. Se pueden formular reglas explícitas reflexionando sobre la historia de los precedentes, pero las prácticas suelen permanecer implícitas. Hay una pizca de reconstrucción retrospectiva hegeliana en esta idea de extraer normas de prácticas históricas modeladas que las encarnan implícita y contingentemente. El principal problema con el relato de Toulmin & rsquos, dijeron los críticos, es que es tan vago y abstracto que nos dice poco sobre cómo funciona la ciencia. Parecería aplicarse a casi todo.

Donald Campbell (1960, 1974) había defendido previamente el esquema de variación generalizada más retención selectiva, que rastreó hasta William James. Popper consideró su propia explicación evolutiva del desarrollo científico como similar a Campbell & rsquos (1974). Lo mismo ocurre con David Hull (1988) con su modelo evolutivo más detallado. Sin embargo, Hull rechazó la evolución epistemología, como tal, y negó que estuviera haciendo epistemología en absoluto. (Las epistemologías evolutivas enfrentan el problema de por qué deberíamos esperar que un proceso seleccionista contingente conduzca a la verdad: ver la entrada sobre epistemología evolutiva. Asumir que también puede tentar a uno a caer en el whiggism con respecto al pasado de una manera social darwinista. .) Hull rechazó la analogía de las especies biológicas de Toulmin & rsquos, por basarse únicamente en la similitud de características más que en la continuidad histórico-causal de las especies biológicas genuinas. El libro de Hull & rsquos reflejó su propia implicación profunda en la controversia entre cladistas, sistemistas evolucionistas y fenetistas sobre la clasificación biológica. (Se desempeñó como presidente tanto de la Sociedad de Biología Sistemática como de la Asociación de Filosofía de la Ciencia). Hull generalizó sus importantes conceptos biológicos de replicador (gen) e interactor (organismo) a científicos y comunidades. Su unidad central de y para el análisis era el deme, o grupo de investigación, en su competencia con otros.

Hull (1988) argumentó que el éxito de la ciencia puede explicarse por un mecanismo de mano invisible más que en términos de toma de decisiones racional. No negó que la mayoría de los científicos se consideran a sí mismos como buscadores racionales de la verdad, pero en su opinión, la motivación principal es el impulso por el reconocimiento profesional y el crédito a través de citas positivas por parte de otros y evitar violaciones de los estándares institucionalizados. El término & lsquorationality & rsquo ni siquiera aparece en el índice de libros & rsquos. No obstante, la estructura institucional de incentivos de la ciencia trabaja para producir resultados generalmente confiables y progreso científico, de modo que, para los filósofos con mentalidad racional, la ciencia parece como si está impulsado por la racionalidad intencional de sus practicantes. Podríamos decir que, para Hull, la racionalidad no explica nada sin un respaldo causal, pero una vez que ponemos en juego los mecanismos causales, ya no es necesario poner en primer plano la racionalidad, al menos no la racionalidad intencional.

Cuanto mejor [los científicos] evalúen el trabajo de otros cuando es relevante para su propia investigación, más éxito tendrán. El mecanismo que ha evolucionado en la ciencia y que es responsable de su increíble éxito puede que no sea tan "dquoracional", pero es eficaz y tiene el mismo efecto que prefieren los defensores de la ciencia como empresa totalmente racional. (1988: 4)

Como la visión de Adam Smith & rsquos de la mano invisible con respecto al altruismo y el bien público, los racionalistas pueden interpretar la explicación de Hull & rsquos como ampliamente hegeliana en el sentido de que la racionalidad de la ciencia surge (en la medida en que lo hace) de las complejas interacciones sociales de científicos y grupos de científicos que van sobre sus actividades normales de manera ordinaria que satisfagan las normas comunitarias y las estructuras de incentivos, no a partir de sus intenciones explícitas de tomar decisiones racionales. Si bien Hull prestó mucha atención a estas interacciones sociales y a las instituciones que las habilitan, afirmó que su apelación a los factores sociales era interna a la ciencia más que externa.

1.7 Sociología de la ciencia de la nueva ola y la reacción realista

La distinción interna / externa quedó relativamente intacta por los filósofos historicistas durante la Batalla de los Grandes Sistemas. Los filósofos, en consonancia con la sociología tradicional de la ciencia (por ejemplo, Merton 1973) y la sociología del conocimiento en general, defendieron una especie de `` principio inercial '' (Fuller 1989: xiii). et passim): los factores sociales y psicológicos, como los intereses económicos y políticos y las disposiciones psicológicas, deben ponerse en juego solo para explicar la desviación del camino racional. Esta distinción comenzó a erosionarse ya en Kuhn, quien destacó los factores sociales interno a la organización de la ciencia misma: la educación científica, el fuerte papel de las comunidades científicas con sus culturas distintivas, etc. (Ver también Lakatos sobre teorías integrales de la racionalidad que pueden convertir las aparentes consideraciones externas en internas, y Hull 1988 sobre el avance profesional).

En la década de 1970, los sociólogos de la ciencia de la nueva ola rechazaron rápidamente la división del trabajo implícita en el principio de inercia y llevaron la sociología mucho más allá de donde Kuhn la había dejado (para su disgusto). Estos sociólogos insistían en que la sociología, a través de los intereses sociales y otras causas sociales motivacionales, tenía mucho que decir sobre el contenido técnico interno de la ciencia y tanto, de hecho, que no estaba claro que quedara espacio para las explicaciones racionales de los filósofos. . El programa Edinburgh Strong fundado por David Bloor y Barry Barnes (ver Bloor 1976), la escuela relativista de Bath de Harry Collins y Trevor Pinch (Collins 1981), y el trabajo constructivista posterior de Bruno Latour y Steve Woolgar (1979), Karin Knorr-Cetina (1981), Steve Shapin (1982), Shapin y Simon Schaffer (1985) y Andy Pickering (1984) fueron importantes desarrollos iniciales. (Ver Shapin 1982 para una discusión útil).

Dado que la nueva sociología de la ciencia también se basó en gran medida en estudios de casos históricos, encontramos historicismos más radicales que desafían a los menos radicales. Aunque los sociólogos a menudo no estaban de acuerdo entre ellos, como lo hicieron los filósofos, la idea central de su trabajo era que los historicistas filosóficos no habían tenido en cuenta el contexto sociopolítico y, por lo tanto, todavía estaban demasiado aferrados a los viejos ideales abstractos y acausales de racionalidad, objetividad y progreso hacia la verdad. Gran parte del trabajo sociológico fue explícitamente antirrealista y relativista, al menos como metodología.

La mayoría de los filósofos de la ciencia rechazaron enérgicamente la nueva sociología por considerarla relativista e irracionalista, adoptando los no historicistas versiones de un realismo fuerte, según las cuales la ciencia madura puede, a sabiendas, sobre bases internalistas, llegar a una verdad teórica y una referencia genuina a entidades teóricas, o lo suficientemente cerca. El resultado final fue & ldquothe Science Wars & rdquo de la década de 1990. A estas alturas (2017), las partes en esta disputa se han suavizado, se están llevando a cabo conversaciones fructíferas y se ha producido cierto grado de reconciliación (ver Labinger & amp Collins 2001). El trabajo de feministas en estudios científicos como Donna Haraway (2004) y filósofas feministas de la ciencia como Helen Longino (1990, 2001) y Miriam Solomon (2001) han rechazado los supuestos comunes a ambos lados del debate, abriendo así el camino a sus opiniones. opciones más pluralistas, interactivas y menos jerárquicas. Los distintos enfoques destacados de la epistemología social por parte de los filósofos incluyen Fuller 1988, Goldman 1999 y Rouse 2002 (véanse las entradas sobre epistemología social, método científico, realismo científico y las dimensiones sociales de la ciencia, así como las entradas feministas mencionadas anteriormente).

Parte del trabajo sociológico tenía un tono posmoderno, al igual que las contribuciones de algunos filósofos. Por ejemplo, la versión de Richard Rorty & rsquos del pragmatismo historicista rechazó las teorías de la verdad por correspondencia y la idea relacionada de que los humanos tenemos alguna obligación teológica naturalizada de representar fielmente la naturaleza metafísica con nuestra ciencia. Habló de manera sugestiva pero vaga de grandes transformaciones en las ciencias (o en cualquier otro lugar de la cultura), como la lograda por Galileo, como la invención de un nuevo "vocabulario" que funcionó lo suficientemente bien para que ciertos propósitos se dieran cuenta, pero no como nuevas verdades establecidas. por razonamiento lógico. En cuanto a la racionalidad en sí misma, se trata de mantener una “conversación” honesta, civilizada:

Desde un punto de vista pragmático, la racionalidad no es el ejercicio de una facultad llamada "quoreason", facultad que se encuentra en una determinada relación con la realidad. Tampoco es el uso de un método. Está simplemente cuestión de ser abierto y curioso, y de confiar en la persuasión más que en la fuerza. (1991: 62).

Por tanto, la racionalidad no es la clave del éxito científico y tiene tanto que ver con la retórica como con la lógica. Los pragmáticos, dijo, prefieren hablar del éxito o el fracaso de los esfuerzos de resolución de problemas, en lugar de la racionalidad o la irracionalidad (1991: 66).

Un punto de vista que a veces se atribuye al héroe de Rorty & rsquos, Dewey, es que la racionalidad no es una a priori, método universal de pensar y actuar correctamente, es más bien como una caja de herramientas intelectuales, cada una de las cuales, como los humanos han aprendido de la experiencia artesanal, funcionan mejor que otras en diversas situaciones, el resultado es lo que podría llamarse una concepción & ldquoteleonormativa & rdquo de racionalidad.


Flores de Kuhn

Nuestra tienda sirve a Jacksonville, Atlantic Beach, Neptune Beach, Jacksonville Beach, Ponte Vedra Beach, Nocatee, Mandarin, Callahan, Yulee, Orange Park, St. Augustine, Green Cove Springs, Macclenny, Baldwin, Fernandina Beach y Hilliard.

Un florista de confianza en Jacksonville y ndash Kuhn Flowers

Para el arreglo floral perfecto, no busque más allá de Kuhn Flowers en Jacksonville, FL. Nuestros floristas expertos diseñan arreglos florales y canastas de regalo mientras brindan un excelente servicio al cliente. En Kuhn Flowers, ofrecemos envío de flores a Jacksonville y sus alrededores. También podemos proporcionar entregas a nivel nacional a través de nuestra red de floristas en todo el país. No se preocupe por los obsequios de último momento y Kuhn Flowers se complace en ofrecer entrega de flores y obsequios el mismo día sin costo adicional.

Quieres hacer un regalo memorable para una próxima ocasión especial. ¿Por qué no regalar un hermoso ramo de flores acompañado de una vela aromática o un regalo de Kuhn Flowers?

Tenemos las flores perfectas para el Día de San Valentín y los rsquos, las flores para el Día de la Madre y los rsquos, las flores de cumpleaños y más para adaptarse a su estilo y presupuesto. Diga & ldquoTe amo & rdquo con impresionantes flores de aniversario o muestre sus sentimientos de una manera realmente especial con & ldquoGet Well & rdquo flores y flores funerarias de simpatía. Puede confiar en que Kuhn Flowers entregará hermosas flores frescas en el área de Jacksonville FL. Ilumina el día de alguien y rsquos hoy con los arreglos florales perfectos y los regalos para tus seres queridos.

Nunca tendrá que preocuparse al pedir flores frescas de Kuhn Flowers en Jacksonville.

Nuestros floristas expertos pueden entregar el regalo floral perfecto para cualquier ocasión. Navegue por nuestro sitio web para encontrar las flores adecuadas para su persona especial. Haga su pedido en línea o llámenos al 904-398-8601 y haga su pedido por teléfono y no podría ser más fácil. Kuhn Flowers entregará de manera confiable sus arreglos a los destinatarios en Jacksonville o en cualquier otra ciudad que elija.

Impresionantes flores para seres queridos en Jacksonville de Kuhn Flowers

Como una de las mejores floristerías en Jacksonville, FL, Kuhn Flowers tiene una variedad de arreglos florales frescos, hermosas plantas, deslumbrantes obsequios que incluyen velas, paquetes de ayuda, frutas, golosinas gourmet y mucho más, perfecto para cualquier ocasión. Nuestros floristas expertos pueden crear el ramo perfecto para satisfacer sus necesidades y entregarán personalmente cada regalo directamente en la puerta principal de su destinatario y rsquos. Si desea impresionar con flores frescas en Jacksonville FL, Kuhn Flowers es la floristería adecuada para usted. Otros sitios florales envían su ramo en una caja y se lo dejan a su destinatario para que lo recorte y arregle. Si desea flores frescas, diseñadas a mano y entregadas en Jacksonville, ¡cuente con sus floristas locales de confianza en Kuhn Flowers! Nuestros ramos de flores bellamente arreglados no lo decepcionarán y puede confiar en que sus flores se entregarán frescas y sin daños. Para la entrega de flores en Jacksonville, no se arriesgue en otros sitios y en Shop Local. Ordene su regalo de Kuhn Flowers y espere lo mejor.

Kuhn Flowers en Jacksonville, FL ofrece servicio de entrega de flores a los siguientes códigos postales en Florida: 30511, 32043, 32046, 32063, 32080, 32084, 32085, 32092, 32095, 32099, 32201, 32202, 32203, 32204, 32205, 32206, 32207, 32208, 32209, 32210, 32211, 32212, 32214, 32215, 32216, 32217, 32218, 32219, 32220, 32221, 32222, 32223, 32224, 32225, 32226, 32227, 32228, 32229, 32230, 32231, 32232, 32233, 32234, 32235, 32236, 32237, 32238, 32239, 32240, 32241, 32244, 32245, 32246, 32247, 32250, 32254, 32255, 32256, 32257, 32258, 32259, 32260, 32266, 32267, 32276, 32277, 32290.


J.P. Morgan

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

J.P. Morgan, en su totalidad John Pierpont Morgan, (nacido el 17 de abril de 1837 en Hartford, Connecticut, EE. UU.; fallecido el 31 de marzo de 1913 en Roma, Italia), financiero y organizador industrial estadounidense, una de las figuras financieras más importantes del mundo durante las dos décadas anteriores a la Primera Guerra Mundial. Reorganizó varios ferrocarriles importantes y financió las consolidaciones industriales que formaron las corporaciones United States Steel, International Harvester y General Electric.

¿Qué hizo famoso a J.P. Morgan?

J.P. Morgan era conocido por reorganizar negocios para hacerlos más rentables y estables y por ganar control sobre ellos. Reorganizó varios ferrocarriles importantes y se convirtió en un poderoso magnate ferroviario. También financió las consolidaciones industriales que formaron General Electric, U.S. Steel e International Harvester.

¿Cuáles fueron los logros de J.P. Morgan?

Además de consolidar y controlar varios ferrocarriles e industrias, JP Morgan lideró el reabastecimiento de la reserva de oro del Tesoro de los Estados Unidos durante la depresión que siguió al pánico de 1893 y organizó a la comunidad financiera para evitar un colapso financiero después del pánico del mercado de 1907. Luego adquirió control de muchas de las principales compañías financieras y de seguros.

¿Por qué se recuerda a J.P. Morgan?

J.P. Morgan es recordado como una figura tan dominante en el capitalismo estadounidense que a muchos les parecía que dirigía toda la economía, capaz de mover los hilos en cualquier lugar. También es recordado por sus donaciones de arte al Museo Metropolitano de Arte de la ciudad de Nueva York y su colección de libros, ahora en la Biblioteca y Museo Morgan.

¿Cuál es el legado de J.P. Morgan?

J.P. Morgan cofundó (1871) la empresa bancaria Drexel, Morgan and Company. Se convirtió en J.P. Morgan and Company en 1895 y ahora es JPMorgan Chase & amp Co.Además, fue la centralidad de su papel en la prevención del desastre en 1907 lo que llevó al gobierno de los Estados Unidos a crear el Sistema de la Reserva Federal.

Hijo de un exitoso financiero, Junius Spencer Morgan (1813-1890), John Pierpont Morgan se educó en Boston y en la Universidad de Göttingen. Comenzó su carrera en 1857 como contador en la firma bancaria de Nueva York de Duncan, Sherman and Company, que era el representante estadounidense de la firma londinense George Peabody and Company. En 1861, Morgan se convirtió en agente de la empresa bancaria de su padre en la ciudad de Nueva York. Durante 1864-1871 fue miembro de la firma Dabney, Morgan and Company, y en 1871 se convirtió en socio de la firma Drexel, Morgan and Company de la ciudad de Nueva York, que pronto se convirtió en la fuente predominante de financiamiento del gobierno de Estados Unidos. Esta firma se reorganizó como J.P. Morgan and Company en 1895 y, en gran parte gracias a la capacidad de Morgan, se convirtió en una de las casas bancarias más poderosas del mundo.

Debido a sus vínculos con la firma Peabody, Morgan tenía conexiones íntimas y muy útiles con el mundo financiero de Londres, y durante la década de 1870 pudo proporcionar a las corporaciones industriales de rápido crecimiento de los Estados Unidos el capital muy necesario de los banqueros británicos. Comenzó a reorganizar los ferrocarriles en 1885, cuando llegó a un acuerdo entre dos de los ferrocarriles más grandes del país, el Ferrocarril Central de Nueva York y el Ferrocarril de Pensilvania, que minimizó una guerra de tarifas potencialmente destructiva y una competencia ferroviaria entre ellos. En 1886 reorganizó dos grandes ferrocarriles más con el objetivo de estabilizar su base financiera. En el curso de estas reestructuraciones corporativas, Morgan se convirtió en miembro de la junta directiva de estos y otros ferrocarriles, acumulando así una gran influencia sobre ellos.Entre 1885 y 1888 extendió su influencia a las líneas con sede en Pensilvania y Ohio, y después del pánico financiero de 1893 fue llamado a rehabilitar un gran número de las principales líneas ferroviarias del país, incluido el Ferrocarril del Sur, el Ferrocarril Erie, y el Pacífico Norte. Ayudó a lograr la estabilidad de las tarifas de los ferrocarriles y desalentó la competencia excesivamente caótica en el Este. Al hacerse con el control de gran parte del stock de los ferrocarriles que reorganizó, se convirtió en uno de los magnates ferroviarios más poderosos del mundo, controlando unas 5.000 millas (8.000 km) de ferrocarriles estadounidenses en 1902.

Durante la depresión que siguió al pánico de 1893, Morgan formó un sindicato que reabasteció la reserva de oro agotada del gobierno de los Estados Unidos con 62 millones de dólares en oro para aliviar una crisis del Tesoro. Tres años más tarde, comenzó a financiar una serie de consolidaciones industriales gigantes que remodelarían la estructura corporativa del sector manufacturero estadounidense. Su primera empresa, en 1891, fue organizar la fusión de Edison General Electric y Thomson-Houston Electric Company para formar General Electric, que se convirtió en la empresa de fabricación de equipos eléctricos dominante en los Estados Unidos. Después de haber financiado la creación de la Federal Steel Company en 1898, Morgan se unió en 1901 para fusionarla con la gigante Carnegie Steel Company y otras empresas siderúrgicas para formar United States Steel Corporation, que fue la primera corporación multimillonaria del mundo. En 1902 Morgan reunió a varios de los principales fabricantes de equipos agrícolas para formar la International Harvester Company. En ese mismo año organizó, con menos éxito posterior, la Marina Mercantil Internacional (IMM), una fusión de la mayoría de las líneas navieras transatlánticas, entre las que destaca White Star. En abril de 1912, Morgan tenía una reserva para el viaje inaugural del White Star Titánico pero se vio obligado a cancelar, según los informes, debido a una enfermedad. Posteriormente, el barco se hundió con gran pérdida de vidas.

Morgan dirigió con éxito el intento de la comunidad financiera estadounidense de evitar un colapso financiero general tras el pánico de la bolsa de valores de 1907. Encabezó un grupo de banqueros que recibieron grandes depósitos del gobierno y decidieron cómo se utilizaría el dinero para fines de alivio financiero, por lo que preservando la solvencia de muchos bancos y corporaciones importantes. Después de haber dejado de emprender grandes reorganizaciones industriales, Morgan se concentró a partir de entonces en acumular el control de varios bancos y compañías de seguros. Mediante un sistema de membresías entrelazadas en los consejos de administración de las empresas que había reorganizado o influenciado, Morgan y su banco lograron una concentración de control sobre algunas de las principales corporaciones e instituciones financieras del país. Esto le valió a Morgan la desconfianza ocasional del gobierno federal y la enemistad de los reformadores y escandalosos en todo el país, pero siguió siendo la figura dominante en el capitalismo estadounidense hasta su muerte en 1913.


Abstracto

Examino la influencia de James B. Conant en la escritura de Kuhn Estructura de las revoluciones científicas. Al aclarar la influencia de Conant en Kuhn, también aclaro la influencia que otros tuvieron en el pensamiento de Kuhn. Y al identificar las diversas influencias que tuvo Conant en la visión de la ciencia de Kuhn, identifico las contribuciones más originales de Kuhn en Estructura. Por un lado, sostengo que gran parte del marco y muchos de los conceptos que figuran en Estructura formaban parte de la imagen de la ciencia de Conant, una imagen que ocupó un lugar destacado en los cursos de ciencias naturales de educación general que Conant impartía en Harvard. Por otro lado, muestro que Kuhn's Estructura contiene contribuciones importantes que no figuran en la imagen de la ciencia de Conant. Sostengo que los siguientes tres temas en Estructura no se originan con Conant: (1) el concepto de "ciencia normal" (2) "el problema de las revoluciones científicas", es decir, la amenaza aparente planteada por los cambios radicales de la teoría en la ciencia y (3) el énfasis de Kuhn en la dimensiones de la ciencia, específicamente la estructura social de las comunidades de investigación.

SUS OPCIONES DE ACCESO

Inicie sesión para acceder a su suscripción

Inicie sesión ahora si tiene una suscripción individual a esta revista, o si ya ha comprado este artículo o reseña.

Suscríbase a esta revista ahora usando el menú desplegable '' Suscribirse '' o haciendo clic aquí.

Inicie sesión para acceder a su suscripción de miembro

Para acceder a esta revista a través de su membresía en una organización patrocinadora, haga clic en el menú desplegable '' Examinar temas '' y seleccione '' Acceso de miembros ''.

Inicie sesión a través de su institución

Visite el sitio web de su biblioteca institucional para iniciar sesión o comuníquese con su bibliotecario para acceder a esta revista. Algunas instituciones pueden proporcionar Acceso de inicio de sesión único aquí.


Ver el vídeo: Thomas Kuhn; La Estructura de las Revoluciones Científicas (Mayo 2022).